4 Consejos para que tu negocio no deje de crecer por @RogerBretau

    Roger Bretau - Blogger en TodoStartupsConseguir llevar adelante una empresa, independientemente de su tamaño, requiere esfuerzo, constancia y saber hacer. Puede parecer sencillo pero no es nada fácil conseguir que una compañía funcione correctamente y además resulte rentable.

    Desde la fundación y puesta en marcha, los retos que debe superar la organización son constantes: desde encontrar una forma óptima de trabajo y planificación hasta conseguir la aceptación de su producto o servicio.

    Esta fase inicial puede ser sin duda la más delicada y complicada de superar, pero tampoco podemos pensar que una vez alcanzado este estado “óptimo” la compañía ya no tiene margen de mejora ni de crecimiento.

    El estancamiento es uno de los principales problemas de una empresa. No obstante, la actitud siempre debe ser la contraria y debe existir un afán por crecer y mejorar. Para no olvidar estos objetivos, os dejamos 4 consejos que os permitirán visualizar una meta y os ayudarán a trabajar hasta alcanzarla:

    1. Cuida a tus clientes

    Un síntoma común entre las empresas con unos años de edad es el creer que están por encima de sus clientes, olvidando la máxima de todo negocio: El cliente siempre tiene la razón.

    Es cierto que si se ofrece un servicio, la compañía debe mostrarse profesional, orientando siempre el cliente, pero en ningún caso hay que caer en el error de dividir a los clientes y considerarlos de primera y de segunda. De esta forma sólo se consigue ofrecer una mala atención a un grupo de clientes que a la larga pueden dejar de serlo si perciben que no reciben el trato que merecen.

    2. Cuida tus servicios y productos

    Otro de los síntomas comunes. Nunca se consigue ofrece el producto perfecto, ni el mejor servicio. El afán por mejorar que comentábamos antes debe estar aquí más presente que en ningún otro ámbito.

    Confiarse es sinónimo de mal servicio, y una compañía que no ofrece un buen servicio es una compañía que perderá a sus clientes y se verá condenada al fracaso. Trabajar para mejorar los servicios, ampliarlos con otros complementarios… cualquier técnica o táctica de mejora se debe recibir con los brazos bien abiertos, dejando la hostilidad que pueda generar a un lado y estudiando las posibilidades de implementarlo en la organización.

    3. Atrévete con la exportación

    En España son cada vez más las empresas que se abren al comercio internacional. Éste es un paso muy importante para cualquier compañía, que implica riesgos, sí, pero también es el camino para alcanzar el éxito.

    La incertidumbre puede ser un fuerte enemigo pero ante ello hay que organizarse, planificar bien la expansión y atreverse a comercializar los productos y servicios en otros países. Si la operación resulta exitosa, la empresa se volverá imparable y ello sólo depende de una buena planificación.

    No es de extrañar que los servicios de exportación marítima cuenten cada vez con más empresas dispuestas a abrirse a nuevos mercados de cualquier rincón del mundo.

    4. No dejes de aprender

    Para terminar, esta debería ser LA FRASE. Tener siempre predisposición a aprender, capacidad de autocrítica, será la forma de encontrar nuevas vías de negocio. Esta actitud es la base que hará que tu negocio crezca o por el contrario se estanque o desaparezca.

    Aplicando estos 4 consejos conseguiremos crear una tendencia creciente en el crecimiento de la empresa. Son 4 consejos que vale la pena refrescar de vez en cuando para no olvidar nunca aquello que nos empuja a emprender, a crecer y a mejorar.

    No hay comentarios