7 trucos inteligentes para dar una primera gran impresión por @JAndresBedia

    Jaime Andres Bedia - Blogger en TodoStartupsSegún muestran algunas investigaciones, la gente decide si trabajar contigo o no a los dos segundos de mantener una reunión cara a cara.

    Este hecho pone la responsabilidad en uno mismo para asegurarse de que esos dos segundos cuentan realmente. La única manera de hacerlo, es prepararnos de antemano.

    Geoffrey James nos recomienda estos trucos que quizás puedan ayudarte en la revista Inc.:

    1.- Mantente en forma

    Tu nivel de energía depende de tu nivel de salud. Si te cansas fácilmente, puedes estar seguro de que parecerás cansado, especialmente bajo la presión de una reunión inicial. Y si pareces cansado, la gente puede pensar por defecto que también lo estás para realizar el trabajo.

    Esto no significa que necesites ser un culturista ni una de esas actrices delgadas de Hollywood, pero sí estar lo suficientemente sano como para parecer alerta, capaz e interesado.

    2.- Investiga en la Cultura (de la empresa)

    Distintas industrias tienen distintas normas acerca de lo que es apropiado en términos de la apariencia personal y el comportamiento en reuniones. Por ejemplo, llevar un traje de Armani a una reunión con un programador no resulta apropiado y puede invitar a un silencio ridículo. De igual modo, distintas regiones del país (o del mundo) tienen diferentes normas. Las mujeres que se visten con trajes sexys pueden enviar un mensaje erróneo a gerentes de Oriente Medio, por ejemplo. Averigua lo que se espera de ti antes de asistir a la reunión.

    3.- Enviar señales claras

    Tu semiótica son las señales que tu apariencia transmite de manera inmediata a otra gente. La gente realiza juicios precipitados basados en la ropa, los accesorios, y más: relojes, joyas, maletines, maquillaje, el tono de la piel, la expresión de la cara, etc.

    Por lo que es práctico asegurarse de crear conscientemente un conjunto de señales visuales que comuniquen que eres el tipo de persona apropiado para ese negocio.

    4.- Crear un buen recibimiento

    Un saludo tiene tres partes: la sonrisa, las palabras y el apretón de manos. Estos varían según la situación.

    Investigar es la clave: por ejemplo, algunas culturas consideran vulgar sonreír enseñando los dientes. Tus palabras deben ser apropiadamente formales (o informales). El apretón de manos, por lo general debe ser firme pero sin apretar demasiado. ¡Haz tus deberes!

    5.- Conoce tu agenda

    Una gran parte de la primera impresión recae en lo seguro que te muestres en ti mismo y lo que tienes que ofrecer. La gente siente de manera interna si estás preparado para la subsiguiente reunión o si tu plan es simplemente improvisar.

    Por eso es tan importante saber lo que quieres conseguir de la reunión y estar listo para alcanzarlo. Estar preparado a conciencia te da un aplomo que, de manera silenciosa, comunica credibilidad y confianza.

    6.- Ensaya tu entrada

    Ahora que tienes todas las piezas juntas, realiza un ensayo general de cómo entrarás en la habitación, o, en caso de que sea la otra persona la que entre, de cómo te levantarás y le ofrecerás tu saludo. Ensáyalo bastantes veces, así llegará a ser natural en lugar de parecer una simple memorización. Si es posible, practica con un colega y pídele su opinión.

    7.- Medir y Ajustar

    Puesto que las primeras impresiones son tan importantes para el éxito, querrás seguir los resultados de tu esfuerzo. Después de cada primera reunión, anota la respuesta de la gente que acabas de conocer. Presta atención a la expresión de sus caras, afirmaciones y subsiguiente comportamiento.

    Si en la reunión también estaba un colega de confianza, pregúntale cómo ha ido. ¿Ha ayudado o dificultado la primera impresión que has realizado? ¿Dónde hay margen de mejora?

    No hay comentarios