8 Errores comunes al lanzar un negocio desde casa

    TodoStartups_GeneralEl lanzamiento de un negocio desde casa puede proporcionar una gran flexibilidad y el tipo de equilibrio entre trabajo y vida que todos anhelamos. Pero la realidad es que las empresas que tengan su base en casa conllevan su propio conjunto de desafíos, tal y como afirma Caroline Daniels, profesora de iniciativa empresarial y tecnología en la Universidad Babson en Wellesley.

    Por ejemplo: “Crear tu empresa por tu cuenta desde tu casa puede hacer que te quedes estancado. Es difícil seguir alimentando la imaginación de todo por tu cuenta”.

    Aquí hay ocho errores a evitar al iniciar un negocio desde casa:

    1. Pasar demasiado tiempo en casa:

    La soledad es la queja número uno de las personas que trabajan en casa, dice Anne Alexander, un coach de la pequeña empresa en Brevard, Carolina del Norte. “Muchas personas no están preparadas para un entorno de trabajo aislado” Si bien puede parecer más fácil que hacerlo todo de forma virtual, no es el mejor enfoque.

    Así que, pasa tiempo fuera de tu oficina en casa para las reuniones cara a cara, que te ayudarán a construir tu empresa. Planea citas profesionales para las comidas, asiste a los grupos de networking o trabaja online desde cafeterías para crear un elemento social en tu día … será mejor para tí.

    2. Mantener un horario de trabajo 24-7:

    Cuando Leon Oks cofundó iCanvasART, una tienda online de telas por encargo, él y varios empleados pasaron trabajando día y noche en su comedor. Es una receta para salir quemado. “Te sientes culpable de no estar trabajando y no hay momento para desconectar”, dice Oks. Finalmente, pidió a los empleados irse sobre las 18:00 horas y se aseguró tener tiempo libre en su día, hasta que, por fin este año, trasladó su compañía con sede en Illinois Niles, a un espacio de oficina, porque el negocio en crecimiento se estaba haciendo difícil de manejar en casa.

    3. Permitir interrupciones:

    Sin un jefe respirando sobre tu cuello, es fácil tener una o dos llamadas telefónicas de familiares y amigos. Pero cuando estás constantemente en el “modo interrupción” empieza a herir tu concentración sobre la empresa.

    Para combatir las interrupciones, es recomendable establecer bloques de tiempo tranquilo durante todo el día en el que no permitas las llamadas telefónicas o alertas de correo electrónico. También es necesario tener cuidado con dejarnos arrastrar con demasiada frecuencia en las tareas de distracción como la colada o la guardería. Recuerda a los miembros de tu familia y a las niñeras tus horas de trabajo y explica que sólo responderás a llamadas urgentes.

    4. Depender demasiado de tus seres queridos:

    Sin compañeros de trabajo a tu alrededor, puedes caer, fácilmente, en el hábito de hablar de tus problemas empresariales con tu cónyuge o con amigos. Pero tus seres queridos pueden cansarse de hablar sobre tu negocio. Lo que es más, pueden no ofrecer el mejor asesoramiento porque no siempre entienden tu negocio. Por lo tanto, trata de conectarte con otros de tu campo para desarrollar una red informal de asesores.

    “Crea un grupo de expertos con otros con negocios en el hogar”.

    5. El no poder crear un área de trabajo independiente:

    Incluso si no vives en una gran casa, deja de lado un espacio reservado casi exclusivamente para el trabajo. Opta por una habitación poco utilizada o incluso un rincón vacío de tu sala de estar para crear una división física entre el trabajo y el hogar. Si tienes que trabajar en un área común de la casa como el comedor o la cocina, guarda los objetos personales para establecer un tono profesional para el día: “Incluso si no tienes un espacio separado, puede crearlo”.

    6. Permitir que los empleados abusen de tu casa:

    Corres el riesgo de dañar tu casa si no estableces reglas sobre cómo los empleados deben comportarse allí. Por ejemplo, Oks se estresó solo al pensar en sus trabajadores comiendo el almuerzo en su sala de estar, caminando sobre su alfombra de color claro con sus zapatos y en las notas con chinchetas en las paredes. En lugar de regañar a los empleados más tarde, es mejor establecer expectativas desde el principio, dice Oks . “Configura reglas con las que te sientas cómodo”.

    Oks comenzó pidiendo a los empleados que se quitaran los zapatos y limpiaran su área de trabajo al final del día para que pudiera usar su mesa del comedor cada noche.

    7. Estar demasiado ocupado para estar organizado:

    Con montones de trabajo, es fácil dejar de lado la organización, dice Tata Harper , que lanzó una línea de cuidado de la piel del mismo nombre en su casa en Shoreham, Vermont “Es fácil sucumbir ante la desorganización cuando se está trabajando en el mismo lugar en el que vives, ya que es un espacio privado que no sueles compartir con los compañeros de trabajo u otros visitantes”, afirma.

    8. Empezar el día sin un plan:

    “Sin decisiones conscientes acerca de cómo ocupar tu tiempo, tu día se puede escapar sin darte cuenta”, dice Elaine Quinn , autora de “No hay ningún lugar como trabajar desde casa” There´s No Place Like Working From Home” (Calloran Publishing, July 2011).

    En lugar de lo anterior, da tiempo para las acciones a corto plazo y los objetivos a largo plazo para que funcione tu empresa de una manera más equilibrada. Crea un horario y sujétate a él. “En lugar de hacer listas de tareas, entra directamente en ellas de acuerdo a lo planificado”, que te permita establecer un plazo específico para completar cada tarea, dice Quinn. También, asegúrate de dejar un tiempo programado en el día para hacer frente a importantes pero inesperados problemas que vayan surgiendo.

    Fuente: http://www.entrepreneur.com/article/224875

    No hay comentarios