9 Habilidades que todo Emprendedor debería dominar por @SkillHeadAd

    Skill Head - Blogger en TodoStartupsUn emprendedor es un empresario, y para que su empresa prospere ha de poseer ciertos conocimientos sobre los nueve temas que comentamos a continuación:

    1. Estados contables:

    Una empresa, sea del tamaño que sea, tiene que llevar obligatoriamente una contabilidad. La contabilidad es el arte de reflejar de forma económica lo que está sucediendo en la empresa y en tanto en cuanto el emprendedor funda su empresa con el objetivo de ganar dinero, es indispensable que conozca en cada momento cómo evolucionan sus números. Al menos hay que tener nociones claras de cómo se estructuran una cuenta de resultados, un balance y un flujo de caja.

    2. Entorno financiero:

    Normalmente el emprendedor necesitará financiar su empresa. Es probable que pueda aportar algunos fondos propios pero normalmente tendrá que recurrir a financiación ajena. Hay muchas formas de recurrir a terceros para lograr la financiación del proyecto, prestamos, subvenciones, participaciones sociales en la empresa. El emprendedor deberá preguntarse por la estructura de financiación que más le interesa a corto, medio y largo plazo. Para lograr la financiación deberá preparar un plan de negocio convincente.

    3. Sector:

    Todas las actividades empresariales se desarrollan dentro de un sector determinado. El emprendedor debe conocer a fondo su sector de tal forma que encuentre la forma de insertarse en él. En todos los sectores existen empresas con diferentes cuotas de mercado y definir la cuota a la que se aspira y la forma en que se piensa alcanzar es fundamental para tener los objetivos claros. Los sectores tienen barreras de entrada y salida, canales, competencia, clientes, formas de pago y otros muchos aspectos que deberán considerarse para definir una buena estrategia.

    4. Estrategia:

    Suele ser necesario definir una estrategia cuando nos planteamos un nuevo emprendimiento. La palabra estrategia tiene que ver con una visión anticipada del camino que hay que recorrer y se aplica para evitar las dificultades que puedan surgir mientras avanzamos hacia el logro de nuestros objetivos. Hay estrategias de entrada, de posicionamiento, de ataque, de defensa e incluso de retirada. Una empresa sin estrategia está condenada al fracaso.

    5. Liderazgo:

    Las empresas necesitan ser dirigidas. El director de la empresa es la persona que fija las reglas del juego y determina qué posición ocupa cada empleado en el tablero. Además tiene que gestionar los conflictos internos y externos que se generan en el quehacer diario y marcar el estilo que quiere que impere en su colectivo. El director de la empresa tiene que saber compensar el esfuerzo y corregir las desviaciones, en resumen, tiene que tener cualidades de liderazgo o aprenderlas.

    6. Negociación:

    Una negociación exige mucho de las personas implicadas en ella. Es una de las situaciones en las que los talentos personales adquieren su mayor valor. Una persona asertiva, con buen sentido de la realidad y que sepa comportarse de forma intrínseca y proactiva será siempre un buen negociador, cualquiera que sea el entorno. El emprendedor tendrá que negociar con sus proveedores, con sus canales, con sus clientes e incluso con sus empleados.

    7. Marketing:

    Todos los negocios se basan en vender algo, se produzca o no en la empresa. Para tener éxito en el mercado es necesario conocer a fondo quienes son y cuáles son las motivaciones de compra de nuestros clientes, cuánto están dispuestos a pagar por nuestro producto o servicio, qué esperan de él y de nosotros, cómo vamos a atender sus reclamaciones. También será necesario plantearse cuales son los esquemas de comunicación de los que nos dotaremos para que conozcan de nuestra existencia y confíen en nosotros.

    8. Contratos:

    Las relaciones de nuestra empresa con su entorno se concretan a través de contratos. Los contratos son pactos que tenemos que respetar o en su caso exigir que se respeten. El emprendedor debe analizar a fondo qué quiere que reflejen esos contratos en término de derechos y deberes de cada parte y prever las formas de resolución de conflictos más adecuadas y debe establecer la duración más conveniente de los contratos.

    9. Valoración:

    Cuando creamos una empresa generamos valor de dos formas, una a través de la cuenta de pérdidas y ganancias en la que obtenemos el valor que la empresa genera día a día con sus operaciones, la otra manera en la que se genera valor es a través del incremento de la valoración de la empresa en el mercado, lo que habitualmente se denomina el fondo de comercio que generamos. El emprendedor debe atender ambos aspectos y saber cómo valorar su empresa en cada momento.

    No hay comentarios