Accionariado disperso vs concentrado por @Manzanerame

    ¿Qué es mejor, tener muchos socios o pocos?

    Alguien dirá, “mejor muchos, así habrá más dinero”. Bueno, depende. Hay emprendedores que empujados por su generosidad (mal entendida) regalan acciones a diestro y siniestro a personas que en algún momento colaboraron con el proyecto (por ejemplo, profesores en las spinoff universitarias). Ya he dicho en alguna ocasión que si el emprendedor está agradecido a alguien que le mande un jamón o una lata de chóped, según sus posibilidades, pero nunca acciones.

    Lo cierto es que el accionariado disperso nunca trae más ventajas que el concentrado, y si acaso algún inconveniente. Que haya muchas voces en una junta dispara las posibilidades de disidencias, sobre todo si llegan momentos de apuros. Los españoles somos gente de ánimo acalorado y tales discrepancias derivan en ocasiones en agrias disputas.

    Sin embargo hay casos en los que el accionariado disperso parece inevitable. Repasaré algunos casos con recomendaciones.

    1. Los emprendedores son muchos. En este caso conviene dejarse de ir a partes iguales y hacer el esfuerzo de dar a cada uno lo suyo. En particular, si uno de los emprendedores no arriesga nada y sólo trabaja, conviene atribuirle el rango que le corresponde: “empleado”.

    2. El emprendedor recibe dinero de friends&family. Si tener muchos socios es arriesgado, que éstos sean amigos, familiares o, peor, novios/as, maridos/mujeres ya es una bomba de relojería. Consejo: sindicad las acciones. Mediante este pacto, un grupo de socios se compromete a comparecer en los actos sociales y votar en las juntas de forma conjunta, con una sola voz y un solo voto. De manera los friends&family votan forzosamente lo que vote el emprendedor que los trajo. Si hay movida será dentro de la casa del emprendedor, no en la junta de la startup.

    3. Los socios financieros que entran en una misma ronda son muchos. Pienso en business angels o inversores captados mediante el crowdfunding. En este caso recomiendo que los inversores creen una sociedad puente y que sea esta sociedad la que invierta de una sola vez en la startup en lugar de los inversores individuales. De esa manera los inversores tendrán que consensuar una postura común en su empresa puente y el emprendedor se encontrará con una sola voz en las juntas.

    4. Muchos inversores entran en rondas distintas. Esto tiene mala solución. Procurad ir dando salida a los inversores más tempranos que se conformarán con menores valoraciones de salida (la lógica dice que entraron más barato, por lo que su TIR será superior).

    Por último. Aunque tengáis el control de la startup al poseer la mayoría de su capital, comportaos como socios leales. Llamad a los minoritarios antes de las juntas para consensuar posiciones, recibir comentarios y, en la medida de lo posible, incorporar sus posturas en vuestras decisiones.

    0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

    No hay comentarios