Apadrina una Startup por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsHace unos días, me hablaban de una forma de levantar inversión para startups que, al principio, no me convenció mucho.Pero que cuanto más la pienso mejor me va pareciendo. La voy a compartir con vosotros.

    Bajo el nombre de “Apadrinar una Startup” está una variedad de crowfunding. En estos tiempos en que el acceso al crédito es complicado, hacer que tus clientes inviertan en tu empresa es un poco de tranquilidad para el emprendedor. Pues no solo obtiene la financiación necesaria, sino que también puede abrir puertas ante inversores privados. Qué mejor garantía de la viabilidad de una startup, que los propios clientes se hayan convertido, de alguna forma, en inversores.

    Los clientes invierten pequeñas cantidades en la empresa, a cambio de mejoras permanentes en sus condiciones de compra. Hasta aquí, un crowfunding normal y corriente. Si se trata, por ejemplo, de una tienda online para mascotas, el cliente entrega una cantidad para la empresa, a cambio de un descuento permanente en todas sus compras. Muchos autores están usando esta fórmula para autoeditar sus libros. Una cantidad a cambio de aparecer en los agradecimientos del libro, otra mayor por aparecer dedicado, en fin, la imaginación vuela a la hora de ofrecer ventajas para captar financiación.

    ¿Qué trae de nuevo esto de apadrinar? Pues dos cosas. En primer lugar, la ventaja que obtienes, va mejorando conforme mejoran los resultados de la empresa. Es decir, hoy a cambio de tu aportación tienes un 10% de descuento en todas tus compras de por vida. Que se puede convertir en un 15%, un 20% ó 25% según vaya creciendo la empresa. Esto, independientemente a que sea el cliente el que traiga más clientes o no. Tu ventaja va ligada al resultado de la empresa, no a lo que hagas por ella.

    Además, esta “emisión” de ventajas, el apadrinamiento, se puede hacer periódicamente. Para el lanzamiento de nuevas líneas de producto, por ejemplo, que requieran una inversión extra. Lo que daría acceso a la empresa a nuevos padrinos o a consolidar una ventaja mayor para los que ya lo son. Hoy tengo un descuento de un 15%, pero si aporto para sacar la nueva línea de producto el descuento se convierte en un 20% independientemente de los resultados. Además, de nuevo, se ofrece la posibilidad de que este siga aumentando en función de los resultados.

    Si la fórmula tendrá éxito o no, lo dirán la realidad. Lo que sí podemos saber con certeza es que el grifo del crédito está cerrado, pero la imaginación está abierta. Y es que no hay nada como las dificultades, para encontrar soluciones.

    Con esto no quiero decir que vivan las dificultades. Si no las hay, mejor para todos. Más si estas son, como las que tenemos, de las que afectan a la economía de todo el país. Sin embargo, en ideas como esta, está la prueba de que los obstáculos en el camino están para hallar la forma de evitarlos.

    No hay comentarios