Argentina: Los gobiernos y la influencia de la sociedad conectada por @Danidron

    En mi editorial de la semana pasada, Protestas Sociales 2.0 , analicé como los nuevos movimientos de protesta han encontrado en las redes sociales una manera solidaria  donde compartir el desencanto con el rumbo politico y económico de las regiones más estratégicas del mundo.

    De la “primavera árabe a los indignados en Grecia y España  y los movimientos  “Occupy Wall Street” y “Occupy London” han mostrado un factor común : ningún ciudadano va a esperar nunca más un período de Gobierno tradicional para expresar su voto.

    Hoy la ciudadanía vota día a día en tiempo real y se ha convertido en el factor de lobby global más genuino de la historia de la humanidad.

    Con más de 1000 millones de personas conectadas en el mundo y más de 115  millones de personas en América Latina conectadas a redes sociales, es evidente que el mundo ha dado un giro que no tiene vuelta atrás.

    En Estados Unidos el presidente y candidato demócrata Barack Obama y su contrincante republicano, Romney , no limitan su campaña a los actos electorales y a las giras para recaudar fondos. Su debate se trasladó fuertemente a las redes sociales donde sus equipos de comunicación disputan el liderazgo en el nuevo escenario digital.

    La posición de Obama sobre el futuro de los inmigrantes en Estados Unidos generó intensos debates en Twitter y su discurso fue visto por decenas de miles de estadounidenses en YouTube

    En Grecia las redes sociales arden como el destino del país. Con ajuste o sin él el pueblo Griego, en estas elecciones, encuentra un poco de paz en esta nueva posibilidad de participar colectivamente con el reclamo a sus gobernantes.

    En el mundo miles de manifestaciones muestran en distintas redes sociales la leyenda “todos somos Grecia” evidenciando un reclamo y una solidaridad global.

    España habla a través de los indignados y se auto convocan en las redes sociales. Artistas como Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina e intelectuales como Vargas Llosa toman posición y rápidamente sus declaraciones en televisión respecto a la nacionalización de las empresas públicas y al rescate ofrecido a España por parte de la comunidad europea se entremezclan con la voz de la ciudadanía en twitter y alcanzan miles de vistas en Youtube en pocas horas.

    Las redes sociales han cambiado el ecosistema de información política. Hoy existen nuevos canales, más información y proveedores de contenidos que se multiplican exponencialmente. Nuestra capacidad de atención permanece constante y sin embargo la cantidad de información que se genera es cada vez mayor.

    Evidentemente una nueva matriz de democracia avanza atravesando la crisis global con una luz de esperanza y configurando al mismo tiempo un escenario donde la participación ciudadana empieza a formar parte, por fin, de la agenda política de los próximos años.

    Este escenario invita, al mismo tiempo a los políticos a desarrollar la capacidad de conversar con la ciudadanía en un paradigma totalmente innovador.

    Los votos nativos

    El 32% de la población conectada en América Latina tiene entre 15 y 24 años según el informe “Futuro Digital 2012” de ComScore y consumen noticias por encima del promedio mundial, según el mismo informe.

    Las nuevas generaciones rápidamente incorporan los nuevos códigos de relacionamiento y por una obvia razón generacional, van ganando mayor volumen entre el electorado año tras año implicando mayores y nuevos esfuerzos por parte de los candidatos políticos.

    A la televisión, la radio y los periódicos se le suma el vertiginoso flujo de información que internet propone a través de los foros, blogs, juegos y redes sociales y nuevos   canales como los smartphones. En un contexto de estas características , con un mix de medios donde convergen los tradicionales con las nuevas tecnologías se hace necesario intervenir con mensajes más segmentados y con nuevas capacidades para administrar las conversaciones.

    Estas nuevas audiencias, con nuevas dietas cognitivas conforman a su vez nuevos electorados que exigen que su voz no solo sea tenida en cuenta en una elección sino cada día, todos los días del año. La democracia ahora se vive y se ejerce entre todos y en tiempo real. Algunos políticos ya han tomado nota pero todavía son pocos los que han entendido este nuevo paradigma que constituye el nuevo desafío en su agenda para los próximos años.

    América Latina habla en las redes sociales

    Actualmente hay más de mil trescientos millones de personas conectadas de las cuales el 96 % son usuarios de al menos una red social. En América Latina 115 millones de personas usan redes sociales para comunicarse.

    Los latinoamericanos tienen alta afinidad con las redes sociales. La mitad de los principales 10 mercados mundiales en cuanto a tiempo consumido en redes sociales, se encuentran en América Latina, donde Argentina lidera la región con 10 horas por mes, de acuerdo con datos de junio del 2011

    No cabe duda que el escenario político y el desarrollo económico de los países en los próximos años estará centrado en la capacidad que los gobernantes desarrollen para conversar con esta nueva ciudadanía en su propio entorno, nativo , hiperconectado y transcultural. Los gobiernos ya son inmigrantes en la vida de esta nueva ciudadanía digital que demanda un gobierno abierto y una nueva participación en las decisiones que definen el destino de sus países.

    Influir o morir en el intento

    El cambio no es una opción. Solo resta ver que nuevas formas de representación política configurarán esta nueva democracia en un paradigma, donde la capacidad de influir positivamente en la gente será clave para la construcción de un nuevo compromiso con la sociedad.

    Facebook, Twitter, YouTube, Pinterest , Google Plus y decenas de miles de Blogs muestran un tráfico de manifestaciones sociales de una escala imposible de ignorar y que configuran un ecosistema de interacciones donde la indiferencia no será una opción para gobiernos que se enfrentan a una crisis global sin precedentes.

    El voto se construye colectivamente y en tiempo real. Se contagia a través de las redes y su movilidad dependerá de cómo los gobiernos adquieran nuevas competencias de comunicación que logren una nueva forma de empatía cívica.

    Mientras el mundo parece caerse una nueva sociedad conectada emerge y empieza a hacerse cargo. Al mismo tiempo , y quizá como consecuencia de ello,  las nuevas tecnologías de la comunicación evolucionan a un ritmo vertiginoso y rompiendo paradigmas cada vez más rápidamente.

    El mundo vive una re significación de todo. Latinoamérica, con más de 115 millones de personas conectadas es la región que más se destaca por protagonizar este nuevo sentido.

    Gobiernos, partidos políticos, democracia, ciudadanía, medios de comunicación , corporaciones,  forman parte de una terminología que ya transita un camino donde su significado empieza a cambiar. Entramos en tiempos donde todo requiere re inventarse.

    Quizá la gran oportunidad que tenemos como sociedad en medio de esta crisis global sea discutir colaborativamente todo de nuevo y en ese camino agregar calidad a la democracia actual encontrando a los nuevos actores de la política moderna.

    La movilidad política

    La movilidad política de una sociedad hiperconectada aparece como un nuevo paradigma.

    Algo así como la luz en el fondo del túnel.

     

    Daniel Dron\r\nCEO & Founder en SMI Social Media Institute, Presidente RedValleys\r\n\r\nCreative and Innovative Marketing Communications strategist with vast and proven experience in brand management, regional leadership, and implementation, sponsorships estratega.\r\nDiplomatic communicator, presenter and advocate. Expertly direct and manage multiple complex projects simultaneously in global, cross-functional and multicultural environments. Exceptional drive, dedication, and work ethic.\r\n\r\nEspecialidades\r\nExpert in the application of Internet and the Social\r\nNetworks to the Management and the Development of new\r\neducative and cultural businesses Social Responsibility, Communications, Public Relations and Marketing Specialist.

    No hay comentarios