Así debes dar entrada a un Inversor en tu Proyecto por @JavierCidGil

    Cada vez son más los emprendedores que se plantean la entrada de capital privado en su compañía para cerrar sus primeras rondas de financiación y lanzar sus empresas adelante.

    No obstante, muchos de ellos se adentran en un camino en el que saben muy poco de cómo se entra y absolutamente nada de cómo se sale. Los procesos de inversión privada no están definidos en ningún manual pues dependen en muchos casos del tipo de inversor con el que trates.

    No es lo mismo negociar con un Business Angel que no ha realizado todavía ninguna inversión que tratar con uno más sofisticado que ya haya entrado y salido de varias compañías o con un fondo o sociedad de capital riesgo que tienen establecidos procesos estructurados de inversión.

    Cuánto más experto sea el inversor más estructurado será el proceso, y más fácil para el emprendedor entender en qué momento del mismo se encuentra.

    A pesar de estas incertidumbres, sí hay una serie de hitos que se dan en casi todos los procesos y que permiten establecer algunas orientaciones:

    1. Flujo inicial de proyectos:

    Es la corriente en la que todo emprendedor que busque fondos debe estar. Para el emprendedor su proyecto es el mejor, pero los inversores ven cientos al cabo del año por lo que hay que “diferenciarse” de los demás con una presentación atractiva, aprovechando los contactos personales con inversores y obteniendo toda la información posible sobre ellos para dirigirse a los más adecuados. Se trata de poder poner nuestro proyecto en su foco de atención.

    2. Presentación personal:

    Puede ser en un foro de inversión, en una reunión o en cualquier otra circunstancia. Puede ser el momento clave para cautivar al inversor, puesto que además de contar el proyecto el emprendedor se está “vendiendo” como persona, aspecto que tiene mucha más importancia de la que parece. Aquí es donde se caen la mayoría de proyectos, pero si consigues pasar adelante la cosa pinta bien.

    3. Acuerdo de confidencialidad:

    Este acuerdo asegura que la información que se facilite por ambas partes (fundamentalmente la del emprendedor) se va a quedar dentro de esta negociación. Es importante que todos los agentes que intervengan en el proceso a partir de ahora se adhieran a este acuerdo.

    4. Carta de intenciones:

    Es un documento en el que el inversor manifiesta su interés por el proyecto, esboza las líneas generales de la negociación en cuanto a porcentaje estimado de entrada, prevaloración de la empresa…Si se ha llegado hasta aquí es que hay un interés totalmente real en invertir, porque a partir de ahora ya hay que empezar a gastar dinero.

    5. Pacto de socios:

    Gran quebradero de cabeza de los emprendedores, ya que es la constatación de que quién tiene la sartén por el mango es el inversor y tratando de proteger sus intereses, que son fundamentalmente poder tener una buena salida, impondrá cláusulas de arrastre, derechos de venta anticipada, cláusulas de no competencia, posibles indemnizaciones…hay que evitar pensar que hay buenos y malos, son dos partes de una negociación con unos intereses comunes y otros no tanto, por lo que lo mejor es estar dispuesto a negociar.

    6. Due diligence:

    Es una auditoría de la empresa desde todos los aspectos posibles: financieros, de negocio, legales, ambientales, laborales…Normalmente la paga el inversor por lo que si se llega a este punto es muy probable que se llegue a un acuerdo. En todo caso salvo sorpresas desagradables el resultado final suelen ser ajustes a la valoración de las compañías y, por tanto, mayor porcentaje asignado al inversor.

    7. Acuerdo final:

    Se produce cuando se va con el inversor al notario. Aunque es improbable, hay casos en los que en último momento se plantean nuevas condiciones por lo que hay que revisar una y mil veces lo que se firma.

    Todo esto resume un proceso más o menos estructurado en el que estas actividades se pueden solapar en el tiempo. No hay procesos perfectos, hay casos de éxito.

    No hay comentarios