Así es la web que tu empresa necesita por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsNormalmente escribo esta colaboración a partir de una noticia destacada de la semana. Hoy, escribo a partir de algo que aún no es noticia, pero lo va a ser. Así que vamos a adelantarnos al futuro.

    En aproximadamente quince días será el Día Mundial de Internet. Si la tecnología evoluciona a un ritmo vertiginoso para quien intenta quedarse al margen, Internet vive a uno todavía mayor. Puesto que la Red de Redes, muchas veces, avanza cuál va a ser nuestro futuro.

    Por eso pensé que no tenía sentido hablar de su Día Mundial cuando este hubiese pasado. Por eso me adelanto a que llegue. En homenaje a este gran medio que muchas veces nos hace vivir en el futuro.

    Internet y la tecnología avanza, pero muchas veces las empresas no nos damos cuenta. Hicimos una web hace un par de años y ahí está… Y lamentablemente eso ya no vale.

    La red global pone a nuestro alcance muchas herramientas, pero la WWW sigue siendo bandera. Pero si la Red cambia, la tecnología cambia, también han de cambiar los sitios web. Entre otras cosas, porque lo que los clientes buscan también cambia.

    Hace unos años buscábamos en los sites corporativos información sobre productos y servicios. Así, en ese tiempo, tenían sentido webs cargadas de información, de especificaciones y de datos técnicos. De ahí, pasamos a comprar en la web. Los e-commerce nos dieron acceso a productos en cualquier parte del mundo. Y claro, dos productos exactamente iguales solo se pueden diferenciar en una cosa: en el precio.

    Gracias a la compra on-line (algunos pensarán que por desgracia) empezamos a encontrar más barato lo que teníamos a la vuelta de la esquina. Pero… ¿Y hoy?

    Hoy buscamos todo eso y algo más. Hace diez años pocas Pymes tenían web. Esto de Internet empezaba a tirar fuerte y el simple hecho de tenerla ya era un factor diferencial importante. Hoy, si no tienes web no existes.

    Si conseguimos ese objetivo: emocionar al cliente y, además, interactuar con él, las posibilidades de conversión, es de decir, de vender gracias a la web se multiplican. Si quieres que tu web te ayude a vender, atrae a tu cliente comunicando emociones a través de ella.

    No hay comentarios