Cómo afrontar despidos en las Startups de #Emprendedores por @Manzanerame

    Antonio Manzanera - Blogger en TodoStartupsLa temática del post de hoy es desagradable, pues a ningún emprendedor le gusta despedir personal. Sin embargo esto forma parte de nuestra realidad y conviene analizarlo. Nosotros lo haremos aquí desde el punto de vista del emprendedor.

    Desgraciadamente vivimos una época de destrucción de empleo. Las empresas pasan por malos momentos y una de las partidas de coste más importante que suele ser la primera en pagar los platos rotos es la de personal. Y lógicamente en las startups el problema se sufre. Y se sufre de manera más radical, pues aunque en términos absolutos nada tenga que ver un ERE de cientos de personas en una gran empresa con el despido de 1 solo trabajador de una startup, en ocasiones ese empleado representa el 25% o el 33% del personal del emprendedor.

    Afrontar el despido desde el punto de vista del emprendedor no es sencillo. Generalmente la situación laboral se va deteriorando con el tiempo (aunque algunos emprendedores son tan temerarios de despedir a un empleado irreflexivamente por un calentón). Los síntomas que sufre el emprendedor y que denotan ese deterioro con su empleado son, entre otros:

    • Continuas charlas donde se le repite al trabajador lo que se espera de él.
    • Falta de progreso a pesar de las charlas anteriores.
    • Excesivo tiempo que el emprendedor pasa preocupado por el problema laboral.
    • Enrarecimiento del ambiente de trabajo.
    • Asignación de tareas menores al empleado conflictivo debido a la pérdida de confianza.

    Si se detectan estos problemas es posible que el problema sea irreversible. Sería reversible si después de un primer conflicto se afrontase éste y se observase una mejoría. Pero los síntomas descritos anteriormente reflejan situaciones que se identificaron, se trataron y lamentablemente no se superaron.

    A la hora de afrontar el despido, como emprendedor debes prepararte legalmente. Asesórate debidamente, prepara la documentación y evita defectos de forma. La legislación laboral distingue distintas situaciones que justifican el despido. De lo contrario, siendo improcedente, la ley describe el modo y manera de afrontarlo. Es esencial que el emprendedor se familiarice con estos preceptos. Un primer apoyo será el gestor, aunque conviene asesorarse con un abogado laboralista.

    Un segundo consejo sería la rapidez. Una vez tomada la decisión es importante actuar rápido. Determinaos empleados que teman ser despedidos y tengan acceso a información o herramientas clave pueden tener la tentación de dañar a la empresa. Evita correr riesgos.

    En la comunicación del despido trata de ser cordial. Agradece los servicios prestados y menciona los hechos objetivos que explican tu decisión. No lo lleves al plano personal ni hagas que parezca que la decisión es fruto de un pálpito o una razón imaginaria. Si te parece oportuno ofrécete para dar referencias del empleado en su próxima búsqueda de empleo. Hay profesionales de los recursos humanos capaces de pasar el trago con nota e, incluso, mantienen una buena relación con el empleado incluso después de despedirlo. El emprendedor no tiene por qué tener tantas tablas, pero ello no implica que deba convertir el acto del despido en un conflicto personal.

    Es posible que el empleado te pida una última oportunidad, ¿debes concedérsela? En general, la respuesta es no. Y es no porque si las causas que te han llevado a tomar la decisión son ciertas, no hay razón para suponer que una última oportunidad hará cambiar las cosas. Retrasando lo inevitable sólo se conseguirá empeorar la situación.

    Por último, comenta el caso con el resto del equipo. Evita difundir temor entre la plantilla y sé transparente.

    En fin, os deseo a todos que tengáis que pasar por esto lo menos posible.

    No hay comentarios