Cómo fijar Objetivos en tu campaña de Crowdfunding

    TodoStartups_GeneralSeguimos con la serie de artículos relacionados con el CrowdFunding que terminaremos esta semana con un último artículo en el que compartiremos algunas opiniones y motivos que ponen de manifiesto el por qué el CrowdFunding no puede ser una buena idea para algunos Proyectos.

    Como ante sala a ese último artículo comparto hoy este que reflexiona sobre los problemas que nos podemos encontrar al conseguir el capital solicitado en nuestra campaña de CrowdFunding porque, aunque, no lo creáis, conseguir todo el capital solicitado no es sinónimo de éxito. Os dejo la fuente original al final del artículo:

    Muchos de los proyectos de CrowdFunding “con éxito”en última instancia fracasan porque los propietarios se dan cuenta de que los fondos que buscaban no eran suficientes para cubrir sus gastos.

    Estos Emprendedores pueden haber alcanzado e incluso superado su objetivo, pero no se anticiparon a los altos costes de materialización o envío de sus premios. Como resultado, perdieron dinero o simplemente no pudieron dar cumplimiento a la recompensa.

    Al fijar tu objetivo, ten en cuenta que el riesgo de no ser capaz de ofrecer a los partidarios o contribuidores lo prometido es más importante que el riesgo de no conseguir tu objetivo de financiación.

    Necesitarás más dinero del que piensas para asegurarte de que todos los gastos accesorios de la ejecución de tu proyecto estén cubiertos. Al preparar el presupuesto para el producto que estás tratando de crear, procura que sea tan simple como sea posible sin perder la utilidad de tu idea. A continuación, puedes añadir características y funcionalidades adicionales a través de “objetivos ambiciosos” en tu campaña.

    Para no cometer errores, tendrás que determinar:

    1. El coste fijo de la ejecución de tu proyecto (ya sea la producción del producto, la creación de un sitio web o el alquiler de un escaparate de la tienda).

    2. Los costes de la creación de tus premios-recompensas.

    3. Los costes de envío de tus premios-recompensas. No te olvides de los materiales de envío, como sobres acolchados, cajas, plástico de burbujas y cinta adhesiva. Asegúrate de incluir una tarifa de envío adicional para los partidarios internacionales.

    4. Los gastos de publicidad, tales como pago por clic o distribución de comunicados de prensa.

    5. La Plataforma de crowdfunding y las tarifas o comisiones de pago, que pueden ser de 10 por ciento o más del tu financiación.

    Ten en cuenta que algunas páginas web como Indiegogo y RocketHub cobran dos veces más por las campañas que no alcanzan sus objetivos – 9 y 8 por ciento, respectivamente – en lugar de un 4 por ciento si lo haces . Debido a que la mayoría de las campañas no tienen éxito, es posible que desees errar en el pre- cálculo de tus costes.

    6. Considera la posibilidad en los costes de la contratación de un consultor para la campaña, una empresa de relaciones públicas o de creativos como los diseñadores y un productor de vídeo para ayudar a hacer la presentación lo más fuerte posible.

    Crea una hoja de cálculo en la que se calculen los ingresos y los costes asociados con la implementación de tu proyecto.

    Tendrás que hacer un análisis de cada nivel de recompensa que ofrezcas (más gastos de envío), junto con la cantidad estimada por cada elemento que anticipes y que sea suministrado (basado en el número de personas que en tu red de contactos pienses que se comprometerá y el nivel de compromiso), para que puedas ver así lo que tu campaña va a generar. Luego resta todos tus gastos directos de tu bolsillo. ¿Será este importe neto, suficiente para ejecutar tu idea de negocio ?

    Otro cálculo para computar es la cantidad por día que tienes que conseguir para llegar a tu objetivo. Si tu meta en 30 días es de $ 30.000, entonces debes atraer $ 1.000 por día de promedio para llegar a ese objetivo. Pregúntate si tienes una red de contactos para generar ese nivel de apoyo.

    Si tienes miedo de que tu objetivo sea demasiado grande para tu red, puedes considerar un proceso de recaudación de lo que necesites por fases. Puedes romper tu meta en dos ciclos de financiación, por ejemplo, e intenta ejecutar dos campañas separadas (con un tiempo de por medio, por supuesto, no al mismo tiempo). Aunque puede que no tengas la fortaleza o el tiempo para realizar dos campañas, puede haber un beneficio en el seguimiento de una campaña más pequeña, inicial que tenga éxito con otra, en lugar de ejecutar una gran campaña con el riesgo de que no cumplan con tu objetivo.

    Si fijas un objetivo de financiación demasiado alto puedes encontrarte con estos dos problemas:

    1. Si está ejecutando una campaña de “financiación fija”, en la que no se recibe ningún dinero a menos que llegues a su meta, entonces se corre el riesgo de invertir meses de trabajo y marcharte sin ningún capital.

    2. Algunos donantes puedes retirarse, bien por el sentido de la codicia o porque no crean que realmente vayas a llegar al objetivo ( a los partidarios o contribuidores les gusta ver que la barra de progreso está en movimiento y saber así que te ayudaron a llegar a la línea de meta) .

    Muchos propietarios de una campaña fijan su objetivo en el mínimo que han calculado que necesitarán ejecutar, y luego en el texto de su página del proyecto se describen los “objetivos ambiciosos” que se mencionan más arriba. De esta manera, se puede informar a los partidarios de todas las cosas maravillosas que se pueden lograr si superan su objetivo –

    Fuente: http://www.entrepreneur.com/article/228541

    No hay comentarios