¿Cómo monto una campaña de Email Marketing? por @Primeras

    Jyotish - Blogger en TodoStartupsAlgo me dice que hacer las cosas “porque sí” y “como sea” no es una buena estrategia hacia el éxito. Más bien, son la antesala del fracaso. ¿Cuántas empresas están en redes sociales porque está de moda o difunden newsletters entre sus clientes sin saber por qué? Demasiadas, nos dice la experiencia.

    Por eso definir unas líneas estratégicas, saber por qué, para qué, para quién y cómo se diseñará cada campaña, es clave en el email marketing.

    Este es, pues, el primer paso: Pensar antes de actuar.

    Por eso, antes de montar una campaña de email marketing hay que responder unas preguntas previas:

    1. ¿A qué público nos dirigimos?

    2. ¿Qué mensaje queremos hacer llegar a ese público?

    3. ¿Qué podemos ofrecerle a ese público que sea de utilidad para él?

    4. ¿Cómo nos dirigiremos a nuestros lectores?, ¿qué tono usaremos?, ¿qué estilo tendrán nuestras comunicaciones?

    5. ¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Queremos mantener el contacto con nuestros clientes y fidelizar a nuestro público?, ¿queremos informar periódicamente sobre las novedades de nuestra empresa?, ¿queremos informar de manera puntual sobre un gran acontecimiento en relación a nuestra empresa?, ¿queremos conseguir tráfico para nuestra web?, ¿queremos lograr que los receptores de nuestro mail hagan una determinada acción (obtener un lead)?, ¿queremos construir una comunidad a nuestro alrededor que desee seguirnos en nuestras redes sociales?

    6. ¿Cuál será la periodicidad de nuestros envíos?

    7. ¿Qué lecciones podemos extraer de la estrategia de nuestros competidores?

    Una vez contestadas estas preguntas, el foco del trabajo debe ponerse en la redacción y el diseño del email.

    El contenido debe ser atractivo, ágil, útil, fácil de leer y, por supuesto, correcto ortográficamente. Idealmente, debe contener llamadas a la acción (invitar al destinatario a hacer lo que querríamos que hiciera) y enlaces a nuestra web, a páginas de aterrizaje (landing pages) que hayamos creado para la ocasión o nuestros perfiles en redes sociales.

    El diseño, además de visualmente atractivo, debe ser compatible con todas las pantallas y tipos de ordenadores en los que un destinatario puede abrir el correo (PC, Mac, smartphone, tabletas…).

    Todo esto sin olvidar que una campaña de email marketing tiene que ser, ante todo, legal. Y es que las leyes, no siempre con eficacia, tratan de proteger al ciudadano del alud de publicidad en el que podría quedar sepultada su paciencia.  En definitiva, lo que se pretende es que cada persona reciba solamente las campañas a las que ha dado su consentimiento y que pueda borrarse de las campañas cuando lo desee.  Algo que no sólo está protegido por ley sino que también por el sentido común: No tiene ningún sentido mandar un mail a una persona que no tiene interés en nuestra empresa o que no necesita nuestro producto o servicio.

    Además, muy en línea con la legalidad y el sentido común, una campaña de email marketing bien hecha es aquella que se cerciora de que el correo electrónico no irá directamente a la bandeja de spam. Aquí van algunos consejos para conseguirlo:

    • Maquetar correctamente el html.

    • No adjuntar imágenes sospechosas

    • Facilitar que el receptor del mail pueda borrarse de la lista o cambiar de dirección de correo electrónico.

    • No usar ‘spam words’: palabras prohibidas, como pueden ser aquellas que implican gratuidad o descuento, palabras que indican exaltación, palabras referentes a medicamentos o drogas…

    Después, gracias a las estadísticas que las herramientas de envío de correos registran, deberemos evaluar la eficacia de nuestra estrategia.

    Gracias a la medición, sabremos si la redacción y el diseño han sido los correctos, si hemos respetado las leyes de las administraciones y del sentido común y si hemos driblado los filtros de spam.

    Así, las estadísticas nos permitirán saber cuántas veces se ha abierto nuestro email (open rate), cuántas veces se ha hecho clic en alguno de los enlaces del correo (CTR o click-trough rate), cuántas personas han decidido eliminar su suscripción a la lista (unsubscribe rate) y cuántos mails han sido devueltos por algún error en la escritura del mail o porque su buzón está lleno.

    No hay comentarios