Cómo valorar una Startup – Escenario 1

    Cuando tenemos una idea, la ilusión y la motivación por ponerla en marcha son las máximas que un Emprendedor pueda tener. Si tenemos tiempo y un poco de suerte podemos disponer un poco de líquidez que de a nuestro proyecto y unos meses de vida de desarrollo.

    Dejando al margen los hitos intermedios que se deben cumplir previos al lanzamiento y a la búsqueda activa de Inversores os propongo que nos situemos en el momento en el que el Emprendedor debe hacer una valoración de su Startup – aún siendo todavía un proyecto en fase de desarrollo -.

    Lo que voy a compartir con vosotros me ha pasado en muchas ocasiones, la última fue hace un mes. Estaba hablando con unos Emprendedores que estaban en plena fase de desarrollo de la plataforma que iba a soportar su modelo y lo que ocurrió fue que un Inversor se puso en contacto con ellos porque estaba interesado en lo que estaban haciendo. Recuerdo que la máxima preocupación de los Emprendedores era saber qué hacer de cara a una posible participación de ese Inversor y la participación a ceder de su proyecto a cambio de la mayor cantidad de capital posible.

    Ellos habían invertido un total de 24.000€ en su proyecto y se preguntaban que si el Inversor les ofrecía 12.000€ debían ofrecerles el 50% de su proyecto. Cuando lo comenté con ellos mi respuesta, evidentemente fue: NO.

    Hay mucha literatura sobre valoraciones de Empresas ya consolidadas y, poco a poco, empieza a aparecer literatura que aportan criterios de valoración de una Startup en base al estadio de desarrollo de la misma. Como todos sabéis, antes de buscar Inversores debemos estar convencidos de que los necesitamos y a partir de ahí debemos comenzar una fase de negociación que debe tener por fin el conseguir el máximo aporte del Inversor – tanto financiero como de KnowHow – a cambio de ceder el menor porcentaje de accionariado de nuestra Startup.

    Por este motivo he creido conveniente comenzar una serie de post en los que explicaré las distintas formas que hay de valorar Startups en distintas fases, como por ejemplo: Sus inicios, cuando comienzan a facturar, en el momento que hayan conseguido el Break Even – punto de equilibrio – y una vez que mantienen una facturación consolidada.

    Antes de seguir con este post me gustaría dejar claro que no soy un experto en valoración de Empresas y que simplemente os voy a contar lo que está pasando actualmente de cara a hacer una valoración razonable de una Startup – dejando al margen o combinando los indicadores obtenidos del plan financiero desarrollado en el Business Plan en base al EBITDA o tasa de descuento futurible – en su estadio de desarrollo más precoz.

    También me gustaría dejar claro que hay excepciones como Facebook, Tuenti, Linkedin y otras muchas Startups en las que las valoraciones dependen mucho de lo que el Emprendedor proyecte, del valor que sea capaz de hacer percibir a los Inversores interesados en su Proyecto y del país cuna del proyecto a valorar.

    Hay algo común a todas las fases de negociación que una Startup debe afrontar: El criterio. Debemos tener un criterio razonable y defenderlo con el Inversor en cuestión. Recalco criterio razonable porque, como os decía anteriormente, no existen reglas ni teorías que fijen el valor de una Startup durante sus dos primeros años de vida.

    Escenario 1: Un grupo de dos Emprendedores – de los que sólo uno trabaja a full time en el proyecto – que llevan trabajando en su proyecto 6 meses, tienen un Business Plan acabado, les quedan dos meses para salir en fase Beta y han invertido 24.000€ de su propio bolsillo.

    Premisas:

    1. El salario de un CEO de una Startup que haya conseguido finaniación para su desarrollo lo fijamos en 40.000€ brutos anuales.

    Cuestión: ¿Cuánto vale nuestro proyecto?, Propuesta de valoración:

    Hay una persona trabajando durante 6 meses a full-time. Aplicamos a este tiempo un factor multiplicativo x2 ya que la implicación del promotor del proyecto es muy superior a la de una persona que no sea uno de los socios. Por lo que el tiempo de trabajo consumido es de 12 meses = un año que equiparo al salario de un CEO – tal y como he descrito anteriormente -.

    Sumamos la valoración de un año de trabajo a lo invertido inicialmente: 40.000€ brutos/año + 24.000€ = 64.000€

    Ahora, de igual modo que se aplican factores multiplicativos para hacer valoraciones de empresas que están facturando – de esto hablaremos en otro post – vamos a aplicar un factor entre 2 y 3 a ese valor – 64.000€.

    En este caso, puesto que el proyecto tiene buena pinta, el equipo promotor tiene experiencia y parte del mismo está dispuesto a dejar sus trabajos actuales para incorporarse al proyecto y tienen contactos que han mostrado su interés por ser sus primeros clientes, aplicamos un factor multiplicativo de 2,5.

    Valoración actual del proyecto: 64.000€ x 2,5 = 160.000€ sobre lo que se pueden negociar la entrada de un Business Angel.

    Con esta valoración estamos hablando de ceder un 30% de acciones por 48.000€ …. ¿Os parece razonable?. A mí sí.

    Espero haberme explicado bien en este planteamiento: Lo importante es tener un criterio firme – razonable – y poner en valor lo más imporante de nuestro proyecto.

    Espero haberos aportado algo. En sucesivos post os contaré otros criterios que se están aplicando actualmente para valorar Startups en las fases posteriores a esta.

    ¿Tenéis otras experiencias sobre valoraciones de Startups en su estadio inicial de desarrollo?

    0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes