Comodidad e Innovación, dos grandes enemigos por @JoseRuizPardo

    Esta misma semana, el gobierno anunciaba la ampliación de los horarios comerciales en algunas zonas de gran afluencia turística, como parte de las pruebas que lleva a cabo en diferentes ciudades.

    Como ocurre siempre que se anuncia una medida de este tipo, viene acompañada de polémica. Gente a favor y gente en contra. Personalmente, soy de los que piensa que cualquier liberalización del comercio es buena para el propio comercio y para el consumidor.

    Me sorprende que muchos de los que manifiestan, abiertamente, que el negocio tiene que ir orientado al cliente, postulen en contra de esta medida. Precisamente se trata de adaptar los horarios a los días y horas en los que los consumidores pueden ir a comprar. ¿No será que dicen estar a favor de la orientación al cliente, pero realmente piensan en su comodidad?.

    Como dije en un post anterior, la orientación al cliente es una forma de entender la empresa. El cliente es el centro. Si el cliente es un turista que llega en domingo, o un residente local que trabaja toda la semana, precisamente lo que está demandando es poder acudir a los comercios los días y horas que hoy no abren.

    Hay quien alega que han hecho pruebas meses atrás y no les ha merecido la pena abrir, más gastos que ventas. Yo pregunto a quien piensa así… Además del tuyo ¿cuántos comercios había abiertos en tu área ese día?. La mayor parte de clientes que entran en los establecimientos, lo hacen porque han salido de compras. Pocos porque van experesamente a uno concreto. Y lanzo una segunda pregunta… ¿todos tus clientes reales y potenciales sabían que estabas abierto ese día?, lo más probable es que no.

    Todos los compradores se acercarán a las calles comerciales de las ciudades, una vez sepan que están abiertos los comercios. Y cuando digo todos, me estoy refiriendo a los clientes habituales, a los esporádicos y a los que aún no son clientes pero podrían serlo.

    Lejos de ser una medida que perjudica a los pequeños y medianos comercios, creo que los favorece. Las grandes superficies atraen a los clientes por la enorme variedad de productos en su interior. Las calles, llenas de pequeños comercios, son enormes centros comerciales. Por qué esta medida iba a perjudicarlos. Lo que hacemos es abrir los días que estos pueden ir a comprar.

    Hay otros que sostienen que al ampliar horarios tendrán que ampliar turnos. Medida que, dicho sea de paso, favorece la creación de empleo. Quien dice que tendrá que ampliar gastos (salarios, luz, …), no piensa que vendrá acompañada de un aumento de ventas.

    La hostelería, desde hace muchísimo tiempo, ha entendido perfectamente lo que es abrir adaptándose a sus clientes. ¿Cuántos restaurantes abren sábados y domingos y cierran, por ejemplo, un lunes?. Lo hacen porque ese día que cierran tienen menos afluencia de clientes. ¿Por qué una tienda de ropa no puede abrir un domingo y descansar un martes (si este es un día de menos ventas)?.

    Soluciones hay para todo. Pero muchas veces es más fácil buscar una excusa que un cambio. Es lo que ocurre cuando nos acomodamos y pensamos que como lo hacemos ahora es la única manera de hacerlo. Si Einstein hubiese pensado así, hoy no estaríamos esperando el anuncio de la existencia del bosón de Higgs…. Quizás tampoco estarías leyendo esto (nin ninguna otra cosa) en Internet.

    0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

    No hay comentarios