Consejos para encontrar un buen Socio por @KarlitaRosillo

    Karlita Rosillo - Blogger en TodoStartupsSeguro que más de una vez te ha pasado por la cabeza el querer hacer equipo, con algún familiar, amigo o conocido para poder echar a andar un proyecto.

    Por lo general se piensa en esa persona, porque la relación hasta ahora es buena, se tienen muchas cosas en común y bueno ¿Quién mejor que fulanit@ para emprender juntos este proyecto?

    De antemano te digo que las sociedades no son buenas, ni son malas (si no todo lo contrario jaja).

    Dar inicio a un proyecto en conjunto con una persona o personas, sin importar el parentesco que te una a ella (s), requiere de responsabilidad y obligaciones de las partes involucradas. Y es importante poner las cartas sobre la mesa, antes de iniciar operaciones, pues este tema es delicado, sobresale de entre todas las cuestiones administrativas y sobre todo es fundamental, que el entendimiento y acuerdos sean mutuos desde el principio, así evitarás futuras reacciones negativas y fricciones.

    Aún cuando lo ideal de crear una sociedad, es hacerlo ante un notario público, generalmente los emprendedores en nuestro país cuentan con recursos limitados para poder iniciar un proyecto, siendo sincera, los servicios de un notario no son nada baratos. Así que como decía mi abuela “MI PALABRA ES LO MÁS VALIOSO QUE TENGO AHORA”.

    Dicho lo anterior, te enlisto algunas cuestiones que debes tomar en cuenta para arrancar un proyecto en sociedad.

    1. Determinar las aportaciones:

    Lo más sencillo sería que todas las partes tuvieran la misma participación, de esta manera calcular la utilidad sería mucho más sencillo, sin embargo en una empresa antes de la utilidad bruta existen otros factores, como trabajo, inversión, esfuerzo, responsabilidades, desgaste, ventas, ahorro etc. Y entonces es donde puede entorpecerse la relación. Acordar cuanto es para ti y cuanto es para mí y bajo qué circunstancias  y porque será de esta manera es algo que debe hablarse, acordarse y quedar conformes. No cometas el error de darlo por hecho, sin haberlo hablado.

    2. Puesto y obligaciones:

    Es muy común que cuando inicia un proyecto alguien tiene que ser el jefe, siendo honesta ¿A quién no le gustaría serlo?, pero también quiero que entiendas una cosa, esto no es como el proyecto de la universidad donde en el organigrama había Director General y debajo de él, puros gerentes… No, la realidad es que de entrada, lo primero que harás es ser TODOLOGO.

    3. Estudia a tu Socio:

    Un socio es como elegir pareja, este deberá estar en las buenas y en las malas, con el compartirás decisiones trascendentales que pueden afectar o beneficiar tu vida personal y profesional. Recuerda que unos de los puntos importantes es la lealtad y confianza, pues en las sociedades son un trabajo de equipo no de individualidades.

    4. Estudien la madurez de ambos:

    Los nuevos negocios se enfrentan a una infinidad de retos, y lo primero será abrir mercado en el lugar donde te encuentres. Un buen socio debe saber trabajar en equipo, bajo presión y en ocasiones entender que “NO HAY $$$”, automotivarse, y ser persistente.

    Estos son solo algunos de los puntos de muchos, que debes tomar en cuenta. Recuerda que para que el negocio prospere, se debe conocer perfectamente el proyecto, tener empatía con los demás socios e involucrarse, entender la visión del negocio y compartir valores, tanto personales como profesionales.

    Como siempre espero que este post te haya sido útil, no olvides dejarme tu comentario, ¡Me encantará leerte!

    Soy Karla Rosillo y soy consultora desde el 2009. Estudie Comercialización y actualmente me encuentro cursando un diplomado en COACHING HUMANISTA NO DIRECTIVO, en la escuela Creo Coaching. En mi vida profesional, he tenido varios logros, entre ellos formar parte la creación de una empresa en la que he dejado todo el corazón, MGM Asesoría y Capacitación donde inicié en este camino de la capacitación – consultoría y desde entonces encontré mi pasión.

    No hay comentarios