Cuando cambie seré Emprendedor by @AngelLargo1970

    En la actualidad converso con Potenciales Emprendedores que me cuentan su Pasión por montar un Proyecto Profesional  que quieren hacer realidad. Un proyecto que desean culminar. Un sueño profesional. Una aventura pendiente. Todos se acercan a mí con la esperanza de que les ayude con mi opinión o bien que les asesore en los pasos que tienen que dar.

    Dentro de todos ell@s hay un tanto por ciento significativo de personas que son Procastinadores. Según la Wikipedia la Procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro) o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables.

    En el caso que nos ocupa algunas personas que desean ser Emprendedores se ponen obstáculos voluntariamente posponiendo fases definitivas de decisión excusándose en que están esperando a que ocurra algo.

    La mayoría de las personas que Procrastinan utilizan excusas que paso a enumerar:

    Cuando cambie la situación económica del país seré Emprendedor

    Se trata de escudarse en que todo está muy mal y que es mal momento para empezar un proyecto como Emprendedor por las circunstancias actuales. Para estas personas siempre es un mal momento: El Gobierno, las circunstancias del mercado, la bolsa, la situación en Europa, la crisis a nivel mundial, la falta de consumo por parte de las familias…….

    Esperan a que ocurra algo con la vista puesta en los tiempos pasados de bonanza económica. No se han dado cuenta que ya nunca van a volver las cosas a ser como antes y que siempre serán distintas.

    Un término que se les puede asociar a estas personas es el de Serendipia. Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado. Se puede denominar así también a la casualidad, coincidencia o accidente. La persona espera que ocurra algo extraordinario que le impulse por sí mismo para poder alcanzar su objetivo. Hasta que no ocurre ese hecho permanece en actitud de observación para así “estar atenta” cuando ocurra. No pierden detalle, leen prensa, devoran noticias, escuchan las tertulias,… quieren que cuando ocurra ser los primeros informados. Están en estado de alerta constante.

    En estos momentos de cambio político muchos de ellos están esperando “a ver qué hace el nuevo gobierno”. Como si las decisiones políticas cambiaran el rumbo de todos y les situé en una condición favorable para sus propósitos. Mala cosa depender de las decisiones de un político, prefiero depender de mis propias decisiones. Los que dependen de las decisiones de los políticos, como los funcionarios, los que viven de las subvenciones o los que su futuro profesional dependen de un cierto color político, viven la incertidumbre cada cambio político del país o región. El Emprendedor no debería depender de la situación política.

    Si uno de los motivos principales para ser Emprendedor es la Independencia. ¿Por qué entonces dejamos que sean terceras personas las que tomen nuestras decisiones?

    Para ponerla en acción a estas personas las suelo contar los casos de Emprendedores que lanzaron su Proyecto en los momentos de crisis, tanto en el pasado como en la actualidad. Y como han sacado con Éxito su proyecto profesional y muchos son ejemplos a seguir.
    Si esto no funciona les suministro una dosis de análisis y reflexión interpelándoles a que recapaciten si sus decisiones dependen de circunstancias y terceras personas y no de ellos mismos.

    Si esperamos a que las cosas cambien por si mismas no tenemos el control de la situación y siempre vamos a depender de como vayan las cosas. Empezar a tomar decisiones sin tener en cuenta la de los demás es el principio de la Independencia Profesional.

    Cuando me despidan (e indemnicen) de mi empresa seré Emprendedor

    Por mi experiencia estas personas son las que menos posibilidades tienen de lanzar su Proyecto. No es porque no vaya ocurrir lo que dicen, es decir que les despidan, ya que en la coyuntura actual esa posibilidad está abierta a todo el mundo, sino que si esto ocurre seguramente encontrara otra “excusa” para no lanzar su proyecto, y se añadirán a las siguientes, como no es el momento, o hay que esperar a que cambien las cosas.

    Estas personas no suelen desear que los despidan, ya que hablan de ese momento en la mayoría de los casos sin conocerlo. Es un escudo protector frente a la pregunta de ¿Por qué no lanzas tu proyecto ya?. La seguridad de un puesto de trabajo, una nómina, o la posibilidad de una cuantiosa indemnización en algunos casos, supone una excusa potente para hacer frente a “su ilusión”.

    En el caso de otras personas, sí que se lanzarían si les dan una “buena indemnización”, pero están pendientes de un suceso futuro que puede o no ocurrir, y que en muchas casos no desean que ocurra. Es decir depende de nuevo de terceros.

    El asesoramiento que hago con estas personas es que, mientras que esperan a que ocurra esto, si verdaderamente es inquebrantable ese principio para ell@s, vayan haciendo cosas alternativas, como es el Plan de Negocio, un estudio Económico Financiero para ver que necesitaran, un Estudio de Mercado, una red de Contactos con potenciales clientes y colaboradores, que reserven el nombre de la empresa en Internet y en el Registro, que trabajen en la Imagen de Marca, que diseñen un argumentario de valor de su producto o servicio, realizar un DAFO, que establezcan un Plan de Marketing, que diseñen una estrategia comercial, que pregunten a personas del sector y se vean con ellas, que se informen de las ayudas correspondientes en su caso …

    Son tantas las acciones a realizar que poder tenerlas definidas mientras esperamos a que ocurra “el momento determinante” nos facilitara para tener un trabajo realizado o bien a tomar decisiones con respecto al Proyecto, tanto de cambio de rumbo que pensábamos como de un posible abandono al ver los resultados de nuestras acciones.

    Es aquí donde al Potencial Emprendedor se le descubre si su estado de “Excitación” por el proyecto es tal como para alternar dichas acciones con su trabajo actual.

    Establecerse un Plan de Trabajo para ir desarrollando acciones en el tiempo es clave para no procrastinar sobre el Proyecto.

    Cuando encuentre un Inversor seré Emprendedor

    Estas personas están esperando un “Ángel” que venga con la financiación suficiente para hacer realidad sus sueños. Este Inversor o Bussiness Angel es el que les pondría en acción.

    Muchas personas creen que el que debe arriesgar es el Inversor, ya que de ell@s es la “brillante idea” y todo el tiempo que le dedican.
    De esto concretamente hable en un post de mi blog titulado “Cosas a tener en cuenta a la hora de montar una empresa”.

    La totalidad de los Inversores apuestan por proyectos cuya rentabilidad ven muy claramente y que les va a permitir recuperar su inversión en un corto plazo de tiempo. Cualquier inversor enfrenta la posibilidad de obtener mayor rentabilidad en bolsas o Fondos garantizados frente a la “apuesta” por un Proyecto. Además la gran mayoría adquieren una relevancia de dominio a nivel accionarial y de decisiones en el Proyecto.

    Es decir el Emprendedor debe tener en cuenta que el Inversor puede ser un arma de doble filo ya que puede suponer su lanzamiento en el presente y su bloqueo o prescindibildad en el futuro.

    En el caso de que el Inversor que buscamos sea un Banco la situación es similar. El crédito en estos momentos  está abierto cuando el solicitante ofrece garantías, que suelen estar vinculadas a que el Emprendedor aporte algo, una propiedad, una inversión en un Fondo a largo plazo de la entidad (es decir poner dinero para conseguir dinero, ¿curioso verdad?) o el aval de terceras personas con “posibles.

    Es decir, el banco quiere asegurarse el pago de lo prestado y solo lo hará si tiene garantías de devolución. Actualmente los bancos no están interesados en seguir adquiriendo propiedades embargadas, ya que se han convertido en las mayores inmobiliarias de nuestro país, y las garantías que piden son mucho más relacionadas con la posibilidad de devolución del crédito en cash …

    Existen otras “excusas” variopintas que el Potencial Emprendedor antepone a la Acción. En todos los casos hablamos del “Síndrome de Felicidad Aplazada”, que consiste en esperar a que ocurra algo para que podamos realizar nuestros sueños.

    En muchos de ell@s observo Miedo. El miedo les bloquea, atenaza, inmoviliza y les impide avanzar los pasos necesarios para convertir su Proyecto en realidad. Como dice mi Coach, al miedo hay que hacerle frente y si no se puede, por lo menos ponerle a un lado y convivir con él. A veces el miedo aparece en fases avanzadas del proyecto, cuando hay que tomar una decisión que no tiene vuelta atrás, como abandonar un puesto de trabajo, poner dinero, inscribir la sociedad, o involucrar a terceras personas.

    Es ahí cuando el Miedo bloqueante nos atenaza y se emplea más tiempo a pensar en “excusas” para no realizar las acciones en lugar de seguir adelante. Se siente la necesidad de justificarse ante los demás, sobre todo ante los que hemos hablando tantas veces de nuestro proyecto.

    Nadie puede garantizar si un Proyecto va a salir adelante. Lo que sí está garantizado es que si no lo realizas nunca lo sabrás. Solo arriesgándote puedes saber si puedes ser Feliz.

    Ángel Largo.

    Emprendedor y empresarios desde 1998. Varios proyectos empresariales en sectores como Tecnologia, Recursos Humanos, industrial, Trabajo Temporal, Despacho de Abogados, Marketing y Deporte Interesado en Humor en el Trabajo y Gestion del Talento con Humor Inquieto y con ganas de compartir experiencias con otros emprendedores. Apasionado de las personas y de su desarrollo.

    No hay comentarios