Cuando el Tamaño de la Empresa, Si es Importante por @LuisRuanoMarron

    Luis Ruano - Blogger en TodoStartupsAbordar y apoyar la transformación de la industria española con un impulso decidido al incremento de tamaño de las empresas es un desafío necesario para ganar en competitividad en el mercado global.

    En este país estamos muy acostumbrados a escuchar el importante peso que tienen las Pymes en nuestro tejido empresarial. Es un hecho cierto, pero me planteo sino ha llegado el momento de cambiar esta situación y que algunas de estas Pymes inicien un camino para incrementar su tamaño.

    A lo largo del artículo trataré de argumentar la conveniencia y la necesidad para la economía española de disponer de un mayor número de empresas con un mayor tamaño.

    Las pequeñas empresas tienen una serie de ventajas competitivas frente a las de mayor tamaño, puestas de manifiesto por ejemplo en una mayor agilidad de respuesta a los cambios del mercado y a las necesidades del cliente, gracias a su mayor rapidez en la toma de decisiones adaptativas.

    Sin embargo, nos encontramos en un mundo globalizado lleno de incertidumbres a la vez que de oportunidades en el  que las empresas de mayor tamaño van a estar en una mejor situación competitiva de partida.

    Pongamos un ejemplo simple e ilustrativo. Una bodega que se plantee exportar necesitará asumir una serie de costes para tener un producto atractivo  y competitivo (I+D+i, marketing, etc.) y desplegar un completo plan comercial en los países donde quiera iniciar sus ventas. Esto supone una importante inversión, que necesitará venir acompañada de un amplio número de botellas vendidas para poder soportar los costes incurridos.

    Además probablemente la bodega en el país de destino se encontrará con un distribuidor que demandará suministro de vino blanco, tinto, rosado, etc. y de diversas denominaciones de origen, de manera que con un solo proveedor disponer de un catálogo surtido con el que abordar las necesidades del cliente final.

    Para poder abordar al menos las diversas tareas mencionadas cualquier empresa necesitará disponer de una mínima estructura, de un equipo de profesionales cualificados para tales tareas y de acceso a la financiación necesaria. Aquí es donde la variable tamaño entra en juego.

    A mayor tamaño, las empresas podrán acceder a fuentes de financiación más diversificadas y en mejores condiciones, ofrecerán carreras más atractivas a su equipo de profesionales cualificados, e incluso podrán ofertar una cartera de productos más amplia y de mayor calidad con la que satisfacer las necesidades de sus clientes.

    Podríamos preguntarnos las razones por las que la pequeña empresa españolas no ha dado el salto y han crecido hasta convertirse en empresas de referencia de más de 300 trabajadores, o con una facturación superior a los 20 millones de euros. Esta evolución si ha tenido lugar en Alemania, donde este tipo de empresas tienen recursos suficientes y solvencia para salir al exterior y además sirven para albergar bajo su paraguas a multitud de otras empresas de menor tamaño que actúan como sus proveedoras.

    Sin duda contestar a esa pregunta sería motivo de una amplia reflexión que dejaremos para otra ocasión. Lo que si debemos plantearnos es la necesidad de iniciar ésta transformación empresarial para tener un nutrido número de empresas de mayor tamaño que puedan posicionarse en el mercado global en unas mejores condiciones de viabilidad en el entorno de competencia darwiniana en el que solo quedarán las mejores.

    Una de las vías sería que las Administraciones Publicas rebajarán y simplificarán sustancialmente la normativa administrativa, legal y fiscal, de manera que las empresas no sientan que sobrepasar ciertos parámetros de tamaño  las suponga mayores responsabilidades, cargas y costes burocráticos.

    Para  ganar en tamaño pueden existir diversas formulas más allá del propio crecimiento orgánico de la empresa.

    El  empresario para ganar en tamaño podría utilizar fórmulas como el intercambio accionarial con otras empresas, acuerdos comerciales o recurrir a fuentes de financiación como el Private Equity que le provean de los fondos necesarios para tomar participaciones de otras empresas e integrándolas en su estructura. Incluso los propios Private Equity podrían gestionar fondos con el objetivo de hacer crecer una compañía mediante la compra de otras y realizando una concentración empresarial en diversos sectores para ganar tamaño y competitividad.

    Así planteo que el tamaño es importante para poder alcanzar economías de escala que incrementen la competitividad y la rentabilidad de una empresa que a su vez posibilite un crecimiento continuado de su tamaño y fortalezca el tejido empresarial con el que mantiene relaciones comerciales.

    No hay comentarios