Cuándo necesita un abogado mi Startup por @Delvy_Asesores

    Emprendedor y Abogado, una relación a cultivar

    Bootstrapping en el mundo de los negocios, hace referencia a empezar un proyecto sin recursos o con muy pocos recursos. Por tanto, los emprendedores que inician sus proyectos de esta forma deben vigilar al detalle cada gasto en que incurra su Startup.

    Muchos emprendedores, aplicando este término, optan por no contactar con un abogado para ahorrar costes, al menos en un inicio, alegando que lo importante es desarrollar su modelo de negocio y que ya se ocuparán de los temas legales más adelante.

    Nuestra opinión es que esta percepción es un error, creemos firmemente que la relación que puede llegar a establecer un emprendedor con su abogado es una de las más importantes para su negocio.

    Es verdad que una empresa no irá mejor o peor, por no haber contactado con un abogado, pero cultivar la relación emprendedor-abogado desde el inicio de un proyecto, sentará unas bases sólidas para garantizar que su éxito no se vea afectado en el futuro por incidencias legales o fiscales que no se previeron desde el inicio.

    El abogado debe actuar como el guardaespaldas del emprendedor. Un buen asesor legal de Startups debe resolver problemas, evitando que estos lleguen, además de preocuparse por conocer el modelo de negocio de la Startup y sus necesidades.

    Los abogados que trabajan con emprendedores pueden ofrecerles mucho más que sólo servicios jurídicos a los emprendedores, como por ejemplo, presentarles a Business Angels u otros contactos para recaudar inversión, asimismo pueden ponerles en contacto con otros emprendedores con los que puedan establecer colaboraciones o sinergias que los beneficien mutuamente. En general, los abogados de Startups estarán tan interesados como el emprendedor en que su proyecto crezca.

    Las operaciones más frecuentes en las que una Startup puede necesitar consejo legal/fiscal, son:

    1. Redacción y negociación de Pactos de Socios

    Documento esencial que fija el compromiso de cada uno de los socios con respecto a la nueva empresa creada. Fundamental para dejar establecido de forma previa y clara las funciones, roles y porcentajes de participación de cada uno de los socios desde el inicio. También, muy útil para regular la entrada de nuevos inversores.

    2. Constitución de Sociedad

    Es importante determinar la mejor forma jurídica que debe acoger el proyecto, dependiendo de los objetivos de los socios y su modelo de negocio. Asimismo, un abogado ayudará al emprendedor a entender las obligaciones fiscales y mercantiles de la Sociedad, así como las del Administrador.

    3. Redacción de Contratos

    Según la actividad que desarrolle la empresa, deberán redactarse diversos contratos que regulen su relación con clientes, proveedores u otros actores. Es imprescindible que estos contratos estén bien redactados para evitar futuros conflictos.

    4. Normativa de Servicios de la Información y Protección de Datos

    Una Startup tecnológica (e-commerce) deberá cubrir los requisitos legales establecidos en la Ley de Servicio de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSI-CE); Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD); así como la normativa de protección al consumidor según el producto o servicio comercializado desde su plataforma online.

    5. Protección de Propiedad Intelectual

    Es fundamental en el tráfico comercial proteger debidamente la propiedad intelectual de la Startup. Muchos emprendedores confunden la adquisición de dominios o la denominación social de la sociedad, con la protección de su Marca, por lo que es importante cubrir efectivamente estos detalles.

    6. Redacción de contratos laborales

    Para evitar problemas en relación a prestaciones sociales, es importante controlar los contratos de los empleados, personas en prácticas y demás relaciones laborales en la Startup.

    7. Relaciones con Inversores

    Al entablar relaciones con nuevos inversores (Business Angels o empresas de Venture Capital), el emprendedor debe contar con una persona de confianza que le ayude a tratar todos los aspectos jurídicos que implicará esta nueva relación.

    8. Asesoramiento Integral

    En general, se deben prever todos los aspectos legales y fiscales que se derivarán de la actividad de la empresa. Asimismo, es imprescindible analizar previamente si el modelo de negocio de la Startup encaja en algún sector regulado para obtener las autorizaciones o licencias pertinentes.

    Conclusión

    Si eres un emprendedor y no tienes una relación con un abogado de confianza estás perdiéndo una de las relaciones más importantes que un emprendedor puede tener.

    Recomendamos a todas las Startups incluir dentro de sus presupuestos iniciales una partida específica para gastos legales que además de brindar seguridad a los emprendedores, les ahorrará posibles problemas en un futuro que puedan poner en riesgo su proyecto.

    No hay comentarios