Cuidado con los apretones de manos: son contratos por @FranzJimnez

    Fran Hidalgo - Blogger en TodoStartupsNo sólo un apretón de manos. Una simple conversación o una cadena de emails puede ser suficiente para celebrar un contrato en España. El artículo 1278 del Código Civil establece que los contratos serán obligatorios, cualquiera que sea la forma en que se hayan celebrado, siempre que en ellos concurran las condiciones esenciales para su validez. Hablo de los contratos verbales.

    A lo largo de la vida de  tu negocio te verás inmerso en una disputa judicial, tan solo es cuestión de tiempo.  Esa disputa puede tener su origen en un amigo descontento con el que llegaste a un acuerdo en la barra de un bar, que en un momento dado, decide dejar de cumplir su parte ¿Te gustaría dejar tu dinero en manos de tu habilidad para probar (aportando emails o llamando a testigos, por ejemplo) la existencia de ese contrato?

    No formalizar contratos por escrito constituye un foco de problemas latente. Toda relación que afecte a tu negocio y por tanto a tu bolsillo, debe estar documentada. Tendemos a pensar que tanto formalismo es igual a desconfianza (“¿voy a hacer firmar a un amigo?”), pero lo cierto es que emprender es arriesgado por definición y problemas como el señalado son perfectamente predecibles y por tanto prevenibles.

    En conclusión, deja de pensar en el tiempo, coste y vergüenza que puede suponerte formalizar una relación y mira el lado positivo: los contratos son complejos (objeto, y obligaciones de las partes, responsabilidades, confidencialidad…), pero tenerlos por escrito te permitirá:

    • Evitar malentendidos (por su alto grado de detalle), pero sobre todo, tener que probar su existencia en los tribunales.
    • Confianza. Si alguien se empeña en celebrar el contrato oralmente, peligro.
    • Monitorizar la actividad de la compañía en todos sus escenarios asegurando su futuro.

    No hay comentarios