De negocios antiguos a negocios nuevos por @Mlarroy

    Marcos Larroy - Blogger en TodoStartupsUn estudio muy reciente encargado por Ricoh, asegura que “el 63% de las empresas europeas no están preparadas  para la nueva era digital”. La pregunta es  ¿Por qué?.

    Si nos fijamos en un sencillo dato comparado – el 57% de la población europea usa ya un smartphone y se conectan a internet desde este dispositivo casi todos los días, un 64% en España*;  mientras menos de un 15% de las empresas europeas tienen su web adaptada al móvil o han desarrollado una aplicación para este dispositivo- podemos ver que las compañías van por detrás del consumidor en la adopción de la tecnología.

    *La Sociedad de la Información en España, Fundación Telefónica, 2102.

    Pero, ¿y por qué se produce este hecho?. Al fin y al cabo las empresas, ¿no están para ganar dinero y para ello es sabido que tienen que centrarse en  el consumidor?.

    La respuesta nos la puede dar el  gráfico en el que se ve que cuando se produce el paso de una época tecnológica a otra, la empresa está aún ganando dinero utilizando el sistema tecnológico obsoleto .

    Como la empresa sigue ganado dinero su motivación al cambio, a la adopción de la nueva tecnología es baja. Supone un riesgo y en estos momentos está en una zona de confort, de seguridad.

    De hecho, pasar de un sistema tecnológico a otro puede suponer que en algún momento tienen que bajar las ganancias por la inversión necesaria para hacer la transformación.

    Esta es la principal explicación a la realidad que acaba de poner en evidencia el estudio de RICOH, “el 67% de las empresas europeas no está a día de hoy preparada para hacer la transformación digital”, aún cuando es otra evidencia que el consumidor ha adoptado la tecnología y su forma de interactuar, de comunicarse, de informarse, de comprar y de relacionarse con las marcas ha cambiado, y está cambiando,  de forma drástica.

    Y habrá un momento en que la empresa tenga que hacer esa transformación si quiere seguir existiendo. A veces, puede que ese cambio lo haga demasiado tarde.

    Sí, la empresa es consciente que el consumidor está cambiado sus hábitos de compra, y empieza a desarrollar acciones que le permitan adaptarse a estos cambios. Pero lo hace de forma tímida. Los objetivos y ventas del trimestre en curso son los que mandan. Por ejemplo, en España según un estudio de la Asociación Española de Anunciantes, la web se utiliza mayoritariamente para construir marca (un 42%). Sólo un 12% lo hace para captar clientes.  No se está aprovechando el potencial de internet.

    Hace falta gente que vea esta foto. Que entienda que las ganancias de hoy no aseguran las ganancias del futuro. Que estamos, no ante una época de cambios, sino ante un cambio de época. Que el consumidor ha cambiando su manera de interactuar de forma drástica. Enriqueciéndola. Y que la empresa tiene que poner los mimbres para mantener los beneficios actuales y a la vez estar preparada para el futuro, ya presente.

    No hay comentarios