De Pobre a Rico por @JoshuaAriel

    Una vez pregunte en público cuántos quisieran ser ricos: todos levantaron la mano. Después empecé a preguntar ¿por qué? Algunos dijeron cosas como: “para no trabajar nunca más”; otros, simplemente para ir a una playa con todo tipo de lujos; después, los más nobles señalaron cosas como “pagar la hipoteca de mis padres”, “saldar mis deudas”; y, por último, vinieron los que creen que son inteligentes y manifestaron que ellos comprarían acciones, lo ahorrarían o lo invertirían.

    Puedes darte cuenta, realmente de qué significa el dinero para las personas. Como bien dijo R. Kiyosaki, el dinero es tan solo una idea, es lo que tú crees que es.

    Todos queremos ser ricos, y la verdad es que puedes serlo aun cuando tu cuenta bancaria te diga lo contrario. Como dije antes: “La pobreza o la riqueza es tan solo un estado mental, una idea”.

    Es una cuestión de estar o ser, estar es una condición, ser es una esencia.

    Estar pobre: Es no tener un duro.

    Estar  rico: Es tener mucha pasta.

    Ser pobre: Es una actitud, te quejas de todo, no tienes paz, no duermes en las noches, las preocupaciones te tienen atado, no disfrutas lo que tienes, te comparas con los demás, sientes celos y envidia de lo que otros tienen. Conclusión: Pobre.

    Ser Rico: Es una muy buena actitud, eres agradecido con lo que tienes (no importa cuánto), disfrutas los momentos de la vida, para ti no existe el fracaso tan solo pequeños obstáculos que forman tu carácter, das más de lo que recibes, disfrutas el presente porque al fin y al cabo es un presente, no te comparas con nadie, agradeces tu salud, cada día decides ser feliz. Conclusión: Rico.

    Has visto alguna vez personas sin dinero, pero que viven con felicidad. Cuan deseable es una vida así. Por otra parte, hay personas con mucho dinero pero con un espíritu pobre, de nada sirve tanto acumulo.

    Todos tenemos un destino diferente. Quizás no todos lleguemos estar en lista Forbes, pero sí podemos disfrutar del regalo de la vida. Empieza cambiando tus pensamientos pobres, el mundo está lleno de amantes falsos, que te dicen cómo vestirte, qué marca usar, cómo peinarte, cómo comportarte, y el prototipo del éxito.

    Decide ser rico. Si sabes disfrutar y agradecer lo que tienes cuando no tienes un duro, también lo harás cuando el dinero te sobre.

    No hay comentarios