Deseos para una nueva ley de Emprendedores por @JoseRuizPardo

    Alguno dirá que parece que fue ayer cuando se creó, pero lo cierto es que el 21 de marzo la red social Twitter cumplió ya seis años. Aunque parezcan pocos, en el mundo de la tecnología, seis son bastantes.

    En 2006 Jack Dorsey creaba una red social inspirado en los SMS tan usados en la época. Hoy día Twitter tiene más de 500 millones de usuarios, que se dice pronto. No es una red social, es un fenómeno social.

    Twitter es una realidad gracias a un hombre con una idea, con una visión, con un sueño, con una meta. Mucho trabajo, creer en su proyecto y apoyo inversor, consiguieron que fuese un éxito más grande del esperado. Sin emprendedor, sin Dorsey, no existiría Twitter.

    Se habla mucho ultimamente de ley de emprendedores, de reforma laboral y de mil fórmulas desde los gobiernos para crear empleo. Cada vez que oigo algo sobre ésto no puedo evitar nunca pensar: Sí, sí, todo eso me parece muy bien, pero el empleo no lo crean ni las leyes ni los gobiernos. El empleo lo crean las empresas.

    Se comenta que pronto tendremos una ley de emprendedores. Eso está bien. Bien, siempre que partamos de esta base: no nacen emprendedores por Real Decreto. Si queremos fomentar el emprendimiento más que una ley de emprendedores habría que hacer una reforma educativa.

    En España no tenemos cultura emprendedora porque, entre otras cosas, no la fomentamos desde el sistema educativo. “Hay que fomentar la cultura emprendedora”, se escucha a menudo… Y vamos y lo hacemos entre los empresarios, que ya son emprendedores muchos de ellos. O lo hacemos esperando que entren por la puerta de “algo” con funciones parecidas a las de una asesoría. Por eso, lo primero que me gustaría que hiciese la deseada ley de emprendedores es enseñar a los jóvenes, a los estudiantes, que ser emprendedor es una opción que existe.

    Estoy seguro de que la primera causa de la falta de emprendedores no es que el trámite sea complicado. Me parece bien que simplifiquen trámites administrativos. Pero me parece aún mejor que se eduque contando que emprender es, como mínimo, tan bueno como trabajar por cuenta ajena.

    Iniciar un negocio es duro. Requiere ilusión, constancia, mucha constancia, y, a veces, estar solo en una aventura en la que solo uno cree. El emprendedor de verdad está deseando emprender con o sin ley de emprendedores. Y eso es lo que hay que promover, que haya emprendedores de verdad.

    Si a la vez que fomentarlo simplificamos trámites, conseguiremos que los emprendedores puedan gastar sus energías en su negocio, en su actividad y no en papeles.

    Por eso creo que lo segundo que debería hacer la prometida ley es hacer más sencillo el proceso que lleva a crear una empresa. Pero eso, lo segundo, no lo primero.

    En el Reino Unido puedes crear una empresa desde casa solo con una tarjeta de crédito. En España es un proceso (hablo de una sociedad) que con mucha suerte lleva semanas. Eso con suerte. Y de hacerlo desde casa nada, a marearse de un lado a otro.

    Bastante complicada está la imprescindible financiación, como para complicar más la cosa con burocracia. Los bancos pasan por situaciones difíciles y ponen trabas para acceder al crédito. No por fastidiar a sus clientes, sino por no fastidiarse más a sí mismos. Si la nueva ley facilitase su trabajo a inversores y business angels, tampoco estaría nada mal. Incentivar, por ejemplo, con ventajas fiscales a quien invierta en start-ups, seguro que hace que circule el poco dinero que hay parado por miedo.

    Como hay pocos recursos es normal que muchos emprendedores tiendan a unir proyectos para compartirlos. Ya puestos a desear… Quizás sería más fácil constituir una sociedad si el capital mínimo se deposita después y no antes de crear la empresa. Eso sí que sería simplificar. Mucho más fácil es el trámite para ser autónomo, sí, pero mucho más difícil su existencia… El autónomo, ese ser que tiene las mismas obligaciones que un trabajador y un empresario y ninguno de sus derechos. No lo entiendo. Otra cosa que sería deseable que mejorase la nueva ley.

    Tampoco he entendido nunca (agradecería que alguien me lo explicase con motivos razonables) por qué una persona que crea una empresa, que va a trabajar en ella, si es administrador o si su participación supera un porcentaje tiene que ser autónomo por fuerza. Si trabaja en la empresa que tenga su nómina, como trabajador, con sus retenciones correspondientes. ¿No es más simple eso que el tener que ser autónomo con nómina?.

    Estoy completamente a favor sencillo todo lo que es complicado.Ya es hora de que sea la administración la que innove para hacer la vida más fácil. Pero, y con esto termino esta reflexión, no olvidemos que la simplicidad de trámites es buena, pero, per se, no es una medida para fomentar el aumento de emprendedores. Como ayuda será bien recibida. Como única medida hará que dentro de 20 años haya la misma cultura emprendedora que hoy.

    0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

    No hay comentarios