Desmontando el CrowdFunding por @Manzanerame

    Antonio Manzanera - Blogger en TodoStartupsDe un tiempo a esta parte solo oigo hablar bien del CrowdFunding. Para los que no lo sepan, y simplificando mucho la cuestión, diré que esto del “crowdfunding” es lo que en España se ha conocido siempre como “pasar la gorra”. Consiste en recibir innumerables aportaciones económicas para tu proyecto, que bien puede ser a título gratuito (donaciones como las que se hacen a Wikipedia), como lucrativo.

    En este segundo caso he visto dos tipos de propuestas. Algunas empresas solicitan el dinero a cambio de una participación en el capital, mientras que otras ofrecen como contraprestación un porcentaje de los beneficios que dé el proyecto que se está financiando. Un ejemplo de esto lo vi hace poco cuando una empresa de videojuegos me pidió pasta para producir un título a cambio de un porcentaje de las ganancias que generase ese videojuego que yo estaba ayudando a producir.

    Bueno, la pregunta es: esto del crowdfunding, ¿merece la pena? A mi modo de ver, la respuesta es “depende”.

    Si el dinero es gratis porque viene vía donaciones mi única recomendación es consultar con un asesor fiscal para no llevarnos luego sorpresas. Mucha atención porque en caso de duda en España Hacienda siempre lleva razón. Pero poco más hay que decir, si la pasta es gratis bienvenida sea.

    Si el que aporta los fondos espera algo a cambio entonces hay que ser más cauto. En el caso de que los crowdfunders pretendan ser socios de la empresa os vais a gastar un dineral en notarios y además las juntas de socios serán algo ingobernable. En general, cuando varios inversores pretenden invertir en una empresa, lo mejor es que ellos creen una sociedad puente y luego esa sociedad ponga el dinero en la del emprendedor. Se consigue así tener un único interlocutor que represente a todos los inversores, lo cual es de gran ayuda.

    Si el dinero se aporta a cambio de un porcentaje de los beneficios de un producto, como en el caso de los videojuegos, conviene detallar por anticipado cómo se calcularán las ganancias y en qué casos y de qué manera se procederá al reparto de dividendos. Aunque este tipo de ideas suena bien, a mí personalmente me da algo de repelús. Creo que yo no lo haría. Ni ofrecería como emprendedor algo así, ni como inversor pondría el dinero.

    En todo caso, respecto al crowdfunding yo tengo dos ideas bastante claras:

    Primera: a pesar de que ahora se está vendiendo el concepto como la gran panacea, yo no lo veo claro (la penúltima que he oído proviene de algunos lectores de “Público” que han sugerido el crowdfunding como medio de evitar el cierre del periódico… más les valdría haberlo comprado. Según el director de Público, la difusión es de 87.000 ejemplares, y en su página de Facebook hay más de 162.000 seguidores. No me salen las cuentas).

    Me pregunto: ¿no estará siendo el crowdfunding sobrevalorado? Es cierto que hemos oído numerosas historias de éxito de crowdfunding, pero… ¿los que fracasan salen a decirlo? ¿Alguien ha escuchado alguna vez a algún emprendedor declarar públicamente que intentó el crowdfunding y fracasó?

    Lo que está ocurriendo es que si solo se hacen públicas las buenas noticias, parece que estamos en el mundo de la piruleta. A mi modo de ver, la realidad es que la mayor parte de las veces no se tiene éxito, pero como solo conocemos los que lo han conseguido parece que la idea funciona siempre.

    Otra reflexión: el crowdfunding se ha aprovechado de otro fenómeno sumamente perverso, la publicidad del pionero. Seguramente habréis oído el proyecto de película “El cosmonauta” (http://elcosmonauta.es/) que se está financiando gracias al crowdfunding. Al ser algo innovador (una película producida por los propios espectadores), los medios de comunicación lo consideraron noticiable y le dieron cobertura.

    Gracias a esa presencia en medios, “El cosmonauta” ganó visibilidad y consiguió un montón de donaciones. Parece entonces que la idea funciona, pero… ¿pensáis que si ahora otro grupo de gente intenta producir otra película con el mismo método volverá a salir en prensa? Yo creo que no, porque ya ha dejado de ser algo noticiable. Y si no hay visibilidad, no habrá dinero.
    En resumen, el copia-pega ha dejado de funcionar. Si hace falta presencia en medios será necesario que el proyecto sea noticiable y el crowdfunding ya no lo va a ser.

    Dicho lo cual, si el proyecto es pequeño y por alguna razón existe la posibilidad de llegar a un elevado número de potenciales inversores con nuestros propios medios, entonces sí que es interesante intentarlo.

    Si consigues tu objetivo seguro que tendremos noticias tuyas.

    Antonio Manzanera.