Consigue que el dinero trabaje para ti

    Consigue que el dinero trabaje para ti

    Muchas veces pensamos que para obtener beneficios económicos hay que hacer muchas cosas, trabajar mucho, esforzarnos mucho, sacrificarnos mucho, etc.

    Esto no tiene porqué ser así, principalmente si tenemos algo de dinero disponible. Y digo algo, no mucho, porque tampoco es necesario ser millonario para hacer las cosas que vamos a enumerar en este artículo.

    Una estrategia que indudablemente puede conducirnos a la libertad financiera y a un estado muy placentero de bienestar personal y económico, consiste en hacer que el dinero trabaje para nosotros. Es decir, en poner el dinero a trabajar.

    El dinero, de esta manera, puede convertirse en una máquina reproductora muy interesante.

    Si tienes algo ahorrado, en consecuencia, tienes dos opciones:

    • Dejarlo dormitar en una cuenta bancaria (en cuyo caso, con las tasas de interés actuales, no creo que puedas hacerte ric@), o bien
    • Ponerlo a funcionar, a trabajar, a generar más dinero.

     

    ¿De qué manera podemos extraer todo el potencial a nuestras finanzas?

    Aquí tienes CINCO IDEAS, extraídas de mi e book 50 ingresos pasivos para comenzar a ser libre ¡desde ya!

     

    # 1 Invertir en empresas de otros. Quizá no tengamos suficientes agallas (o ganas) para crear nuestra propia empresa, pero tenemos amigos, conocidos o familiares que sí lo hacen. Quizá además necesiten dinero, bien para constituirla, bien para ampliarla o reflotarla. Ya tenemos aquí, pues, el maridaje perfecto: ¿por qué no invertir en la empresa de tu amigo, conocido o familiar? A cambio de lo que aportes tendrás una participación con un porcentaje determinado.

     

    # 2 Crowdfunding. Este supuesto consiste en invertir tu dinero en empresas de otros (a los que probablemente no conoces), junto con más personas, a cambio de una serie de beneficios. Estos pueden ser: un porcentaje en las ganancias, la devolución de lo aportado más los intereses devengados (y pactados), productos en especie de los que produzca la compañía…

    Algunos ejemplos de plataformas de crowdfunding que puedes encontrar en internet son emprendelandia, lanzanos o sociosinversores. En la mayoría de ellas basta con poquísimo dinero para formar parte, aunque los beneficios, evidentemente, irán en proporción a lo que aportes.

     

    # 3 Préstamos a otros. Prestar dinero a personas (o empresas) no es patrimonio exclusivo de los bancos, a pesar de lo que pueda parecer. Cualquier persona que tenga dinero puede prestárselo a quién quiera, con las condiciones que establezcan entre ellos.

    Si esta posibilidad, no obstante, te parece demasiado aventurada para hacerla en solitario, puedes participar en algunas de las plataformas existentes para hacer esto colectivamente con otras personas. Aquí tienes un ejemplo.

     

    # 4 Instrumentos de deuda. ¿Qué son? Instrumentos o mecanismos que nos permiten “prestar” (por eso se llaman de deuda) dinero a los respectivos emisarios, a cambio de una rentabilidad determinada. Esta puede ser tanto fija (bueno, más o menos) como variable. Seguro que hemos oído hablar de algunos de ellos: pagarés, bonos, obligaciones, certificados de depósitos, etc.

     

    # 5 Mercados de valores. Es decir, la bolsa. Desde muy poco dinero se puede invertir en mercados bursátiles. No hace falta (es un mito creerlo) tener ingentes cantidades de dinero para hacerlo. Cosa distinta es que, indudablemente, con muy poco dinero hay que estudiar si compensa o no para pagar los gastos y comisiones que se generen.

    En los mercados de valores puede invertir cualquiera con los conocimientos necesarios, que si no se tienen, como todo, se pueden aprender y adquirir. Dependiendo del método que escojamos, puede ser más fácil de lo que parece.

    Invertir en bolsa te puede hacer acreedor de los dividendos que repartan las empresas en las que inviertas, así como permitirte beneficiarte de los incrementos de valor de las acciones, caso de que éstos se produzcan (hay que saber donde uno se mete, y si no lo sabe aprender, como hemos dicho previamente, a hacerlo).

     

    En conclusión: ¿tienes algo de dinero ahorrado?, ¿quieres ponerlo a trabajar?, ¿quieres que genere más dinero? En este artículo has visto cinco formas de hacerlo. Recuerda que tienes muchas más aquí. Y que, como suele ocurrir, para asegurarte el éxito debes planificar previamente una estrategia completa y adecuada.

    Soy un apasionado de los negocios, el emprendimiento y el crecimiento personal e interior. Escribo en mi blog www.agustingrau.com para ayudar a las personas a ser mejores, más libres, más poderosas y más plenas. En lo interior, en lo personal y en lo financiero. Soy autor de los libros La fórmula del éxito y 50 ingresos pasivos para comenzar a ser libre ¡desde ya! Éste último de descarga gratuita en haciendo click aquí

    No hay comentarios