Diseña el camino hacia el éxito de tu Startup por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsSin duda la noticia de esta semana es el resultado que ha cosechado el partido liderado por Artur Mas en las elecciones catalanas.

    Sin entrar en análisis políticos, pues ni es el lugar correcto para hacerlo ni yo la persona adecuada, sí que me gustaría hablar de estrategia.

    La estrategia es el camino que vamos a seguir para conseguir un objetivo. En innumerables ocasiones me he encontrado con responsables de pymes que me hablan de estrategia, pero no tienen claro un objetivo. No tiene sentido. Es como ir por carreteras, de una a otra, sin un destino fijo. No puede haber estrategia sin objetivo.

    En la noticia que comentaba el candidato de Ciu tenía un objetivo: conseguir para su formación la mayoría absoluta. Para llegar a él planteó una estrategia. Hoy, después de las elecciones, los resultados dicen que se ha quedado lejos. Conclusión, la estrategia a seguir no era correcta para llegar a la meta planteada.

    No puede haber estrategia sin objetivo. Pero tener estrategia no garantiza que lleguemos al objetivo. Sin ella seguro que no lo lograremos. Pero no existe el libro mágico donde nos diga el camino a seguir para cada fin. En este caso no hay mapa de carreteras. Y aunque lo hubiese a un mismo punto se podría llegar de muchas formas.

    Por eso, el éxito o fracaso de una startup depende de qué objetivos haya marcado el emprendedor y, sobre todo, qué estrategia va a usar para llegar a él.

    Es muy común crear una empresa de una idea porque el producto es un reto para el líder del proyecto. Porque este domina perfectamente el campo en el que se mueve. O por muchas razones todas válidas. Pero comúnmente se comete el error de no marcar objetivos y pensar el camino para lograrlos.

    Hay muchísimas startups que fracasan no por no tener una buena idea. Ni siquiera por no tener financiación. Muchas no llegan a buen puerto porque sencillamente no sabían a qué puerto debían llegar. Iban perdidos, sin rumbo fijo.

    Por eso hoy me gustaría terminar este post con una recomendación para todos aquellos emprendedores que se plantean hacer de su idea un negocio.

    Visualiza tus metas. Fíjalas y escríbelas. Ponte plazos y haz que se puedan medir de forma objetiva. Luego diseña el camino que vas a seguir para llegar a ellas y mide día a día si estás más cerca o más lejos de conseguirlo. Piensa que cada paso que des debe acercarte al fin marcado. Si te alejas, pero te das cuenta a tiempo, seguro que puedes corregir el rumbo. Hacer esto no es garantía de éxito. Pero no hacerlo hará que llegues donde te lleve la corriente.

    No hay comentarios