El Caso “Graeme Obree” por @Charlestaker

    El día de ayer, veía por segunda ver la película “El Escoces Volador”, una excelente historia basada en la vida del Ciclista Escoces Graeme Obree y sus constantes batallas. Cuando era niño sufría “bulling”, al crecer y convertirse en adulto debe lidiar contra un trastorno de bipolaridad, que afectaba su calidad de vida, y finalmente en el aspecto deportivo, pelear en contra de los burócratas que le impedían ganar libremente, ya que rompía las “Reglas”, iba en contra de lo establecido por su postura a montar la bicicleta.

    Comencé entonces a pensar en la natural relación de este deportista, con todos los emprendedores, aquellos que estamos empezando, así como aquellos que ya tienen tiempo y camino recorrido.

    Todo camino emprendedor comienza con ese temor a comenzar algo nuevo, a romper lo establecido e ir en contra de las reglas, siempre existirán personas que nos apoyen, pero abundaran también quienes no confíen, critiquen o solamente esperen nuestro fracaso.

    Todo es válido, finalmente no todos tienen que creer en nosotros, lo más importante es que nosotros confiemos en lo que estamos haciendo y saber que si bien el camino no será fácil, y que nada nos garantiza la estabilidad o el éxito, debemos ser files a nuestros principios y a nuestras creencias. Debemos también, rodearnos de personas valiosas, no solo en el aspecto empresarial o comercial, también en el aspecto personal, ya que en el futuro esas personas serán nuestro apoyo y nuestro escaparate cuando estemos pasando por momentos complicados.

    Una vez superado el miedo del primer paso, tendremos que superar distintos obstáculos, dentro de los cuales encontraremos a la burocracia, los financiamientos o nuestro ingreso al mercado de competencia, en el que siempre hay alguien que nos lleva un trecho, o quien ya tiene mas fama, o renombre, y que al final ofreceremos el mismo producto con la misma calidad, pero por momentos tendremos que ver como, por el hecho de llevar mas tiempo en el mercado o invertir mas dinero en el como se comercializa la competencia obtendrá mas y mejores resultados, es ahí en donde sufriremos nuestro primer revés y al comienzo será algo frustrante.

    Por momentos se sufrirá de frustración, perdida de interés y ganas de abandonar todo, pero será aquí en donde nuestra fortaleza tendrá que salir a flote, y posiblemente tendremos que refugiarnos en nuestro “Yo Persona”, salir con nuestras parejas, amigos para fumarnos un cigarro y tomarnos una cerveza, olvidarnos de las presiones, ir al cine, no para abandonar todo, sino, para regresar con ánimos renovados y muchas ideas nuevas.

    Tenemos que entender que es un camino largo, y muchas veces cuesta arriba, en el que lo único fácil será dar la vuelta y regresar. Tenemos que prepararnos para cada batalla, tendremos que aprender de los demás y por nuestra cuenta, nunca sentirnos los mejores, ni los únicos, tratar de llevar nuestros conocimientos al siguiente nivel, saber que este mundo es cambiante y dinámico, por lo que, quedarnos atrapados en el tiempo o en una idea no son opciones viables para quienes somos emprendedores.

    Tenemos que defender nuestra idea, debemos defender por qué nació nuestra empresa, nuestro proyecto o nuestra marca, estaremos tentados a ir en contra de esos valores, de esas premisas y de esos sueños que nos llevaron a comenzar nuestra aventura, tendremos muchos tropiezos, al principio mas de los logros que obtendremos, pero tendremos que aprender y aplicar muchas cosas que solo la experiencia nos brindara. Reconocer nuestros errores resultara fundamental, para llevar una relación estable con quienes nos rodean, tendremos momentos complicados y fricciones con nuestros compañeros pero, nada será mas importante que la Humildad.

    Al final, no debe importarnos el éxito comercial como prioridad, sino el respeto a los valores y a los principios, entender que nuestro objetivo tiene que ver con el usuario o cliente, pero sobre todo, con nosotros mismos, terminar y lograr algo por nuestros medios seguramente será maravilloso, pero el terminarlo respetando nuestras bases no tendrá comparación.

    Graeme Obree, es una gran muestra del valor, los principios y la perseverancia que todos los emprendedores necesitamos, para sacar continuar y no darnos por vencidos.

    No hay comentarios