El Cliente es lo más importante para los #Emprendedores por @Manzanerame

    Llega esta entrada al blog con un día de retraso porque ayer estuve en Bilbao con los amigos de la Universidad de Deusto, Deustokabi y Doocuments en una interesante jornada sobre emprendimiento.

    Tuve la ocasión de coincidir con grandes expertos en la materia como Carlos Polo, Luis Jaime, Ana Santos, Janire Gordon, Tontxu, Jagoba, Xabi, etc. Siempre supe que en el País Vasco había una gran iniciativa emprendedora y lo vi en primera persona. ¡A ver si quedamos pronto!

    Durante uno de los talleres hablé con varios de los asistentes y escuché algunas buenas ideas. Las mejores tenían un denominador común: respondían a necesidades ciertas de los clientes. Y es que la iniciativa emprendedora no tiene su origen en un producto o una tecnología: tiene su origen en el cliente. Una necesidad insatisfecha o indebidamente satisfecha.

    A partir de ahí el emprendedor es capaz de diseñar una solución técnica y un modelo de negocio que permita traducir esa solución en dinero (dinero entendido como billetes y monedas). Eso es emprender. El conjunto de necesidad, solución y modelo de negocio.

    ¿Qué falta? Siempre hace falta dinero. Pero atención. Si el modelo de negocio se piensa bien, es posible reducir las necesidades de financiación. No hagas todo de golpe, prepara fases. Busca socios estratégicos que te aporten cosas que no tengas que pagar. Y sobre todo: no pierdas de vista la tesorería.

    Durante la jornada de ayer se habló mucho de motivación. Hay que estar motivado, pero también no dejarse desmotivar. En España nunca va a faltar el tontolhaba que intente destruir nuestra ilusión (“ese mercado es pequeño”, “si fuese una buena idea ya lo habrían hecho”, “te la vas a pegar” y mi favorita: “un chico como tú se podría sacar notarías”).

    Ojo: no confundáis al tontolhaba con el tipo que os dé un toque sobre puntos en los que debéis trabajar. Ese no desmotiva, te aconseja. Hay una gran diferencia. No es lo mismo decir “no lo hagas” que “si lo haces, cuidado con esto”. Al segundo sí hay que escucharle.

    0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

    No hay comentarios