El cliente siempre tiene … La decisión por @JoseRuizPardo

    Carmina o Revienta, la película de Paco León que, por primera vez en la historia, se lanza a la vez en el cine, Internet y DVD, curiosamente está recaudando más en las salas y en DVD que en Internet.

    ¿Curioso?, no curioso no. Los espectadores cuando quieren ver algo en el cine o comprarse el DVD para que lo firme su artista favorito, lo hacen y punto.

    Hace algunos meses, me hacía eco de las declaraciones del Presidente de la Academia en los Goya, diciendo que Internet era el futuro pero, de momento, no el presente. Lo que está ocurriendo con la cinta de Paco León, no es más que la demostración de que Internet es el presente y, además, no es el enemigo de las salas de cine.

    A la industria del cine le ocurre, como a muchas otras, que piensa que teniendo el control del cliente es como venden. Siguiendo ese criterio, lanzan primero la película en las salas y luego en DVD y en Internet. Así, ellos controlan los tiempos en los que se venden en los diferentes canales para que, según ellos, todos vendan.

    Esta forma de vender está muy bien, pero para hace 15 años o más, en los que los medios de comunicación “a la carta” no estaban en el hogar y en el bolsillo de los consumidores. A día de hoy no es el fabricante o el distribuidor el que vende cuando quiere, es el cliente el que compra cuando le parece.

    Estoy prácticamente convencido, que la mayoría de los que están comprando hoy “Carmina o Revienta” en Internet, lo hacen porque no van a ir ni ahora, ni más adelante a una sala de cine. Al revés puede que sí, o sea, alguien ve la película en su casa, le gusta y decide repetir en el cine.

    Ya dije en su día, que el mercado del cine ha cambiado, que la mayoría de espectadores prefieren ver la película en su casa cómodamente en su sofá y solo van al cine a ver determinadas películas. Con lo cual no tiene sentido que la obra salga primero en el cine y luego en el resto de canales. Lo ideal es que salga todo a la vez y que el cliente/espectador decida dónde y cuándo quiere verla.

    Ahí está la clave, en dejar de usar un modelo en el que la industria controla los tiempos y que sea el cliente quien los controle. Y esto es muy frecuente en las empresas hoy día. Queremos centrarnos en el cliente, pero decidiendo nosotros cuándo y cómo debe consumir nuestros productos, no. El cliente es quien decide como y cuando comprar.

    Alguno dirá, es que si el cliente decide lo mismo se arruinan algunos canales de venta. Dos cosas a los que piensan así. Primera, si se arruinan es porque están funcionando artificialmente, porque no hay más remedio y no se da otra alternativa. En el momento en el que esta aparezca se arruinará…. ¿y si la alternativa viene de la competencia?, pues te caes con todo el equipo, mejor dala tú. Y segundo, ¿seguro que pasará eso?, Mira el ejemplo de la película de Paco León, sale a la vez en Cine, DVD e Internet, y resulta que Internet es el medio que menos vende.

    No tengas miedo a dejar que el cliente decida. Al fin y al cabo, es el que va a consumir los productos. Cuando vas al supermercado y compras leche, nadie te dice que la tienes que tomar obligatoriamente en el desayuno y antes de acostarte. La compras y te la tomas cuando te apetece y en la forma que quieres. Pues de eso se trata.

    0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

    No hay comentarios