El diseño se enriquece a través del #Crowdsourcing by @Choosanet_es

    Existe una novedad que está cambiando todos los modos de trabajo, de interacción y de producción del conocimiento. El crowdsourcing es uno de los resultados de las nuevas tecnologías, es la creación colectiva  de conocimiento, un agente transformador que ya está demostrando sus grandes efectos en cuestiones de diseño.

    El concepto de crowdsourcing fue inventado por Jeff Howe, editor de la revista Wired, considerado el máximo referente en el tema. El término proviene de “crowd” (multitud) y “source” (fuente) y básicamente implica tercerizar un trabajo a un grupo grande y anónimo de personas. Cualquier necesidad que pueda tener un individuo o empresa, puede hacerla pública a través de medios digitales, de forma tal que muchas personas respondan activamente a la convocatoria, y el demandante pueda elegir al candidato más capacitado para cumplir la tarea, o la mejor solución propuesta.

    Empresas como Procter & Gamble o Pepsi ya han utilizado el crowdsourcing para nutrirse de nuevas ideas, también ONGs como Greenpeace. En algunos proyectos digitales como Wikipedia, WordPress o Taringa, el crowdsourcing lo es todo ya que no podrían existir como los conocemos si no fuese por el aporte de las comunidades que se han formado alrededor de ellos y colaboran con su desarrollo y crecimiento.

    El periodismo ciudadano también es otra forma de crowdsourcing, importantes multimedios internacionales lo utilizan para contar con fuentes directas. Imágenes, videos e increíbles testimonios hoy son generados por ciudadanos activos, observadores y críticos de la actualidad de su país. The New York Times, The Guardian, Clarín y La Nación son sólo algunos de los medios que se fueron sumando al crowdourcing, y los noticieros incluso ya poseen secciones exclusivas en su programa para este fenómeno colaborativo.
    El caso de Choosa, diseños por crowdsourcing

    Hasta aquí hemos hablado del crowdsourcing pero sin recibir ningún dinero a cambio, sólo por el hecho y deseo de sumar conocimiento y compartirlo. El primer caso de crowdsourcing de diseño pago en Latinoamérica se dio con Choosa.net, una plataforma que se ha propuesto brindar servicio de diseño a través de una comunidad que en poco tiempo ha superado los 16.000 creativos y los 900 proyectos de diseño realizados y completos. Choosa fue el pionero en lanzar un sitio web, Choosa.net, que ayuda tanto a los diseñadores como a los potenciales clientes o empresas en busca de diseños confiables. Con todo, estos dos públicos se han unido para beneficiarse mutuamente  y conseguir objetivos deseado en el corto plazo.

    Los resultados que ha tenido Choosa fueron sorprendentes, ya que el crowdsourcing demuestra ser especialmente eficiente cuando es aplicado a la creatividad. En Europa y Estados Unidos ya es un método habitual para que los emprendedores se provean de diseño de logos, sitios web y banners, así como también material impreso y folletería.

    ¿Cuáles son las ventajas directas de este tipo de negocio? Los clientes evitan la tarea de solicitar presupuestos a varios diseñadores y pueden ver directamente cientos de diseños en cuestión de horas, desde su casa u oficina. Luego de registrarse y aceptar los términos de Choosa, recibirán tantas opciones de diseño como sea posible en el tiempo real que empieza a correr luego de la solicitud.

    ¿Y los diseñadores? Ellos también acceden a clientes, grandes empresas  y pymes todo el mundo, y sólo a través de su talento y de diseños increíbles. No necesitan presentar su portfolio ni contar con años de experiencias en agencias creativas. Las buenas ideas son aquí las que cuentan.

    Es muy sencillo el procedimiento por el que funciona Choosa: los emprendedores publican su requerimiento en un brief detallado, y también el precio que están dispuestos a pagar por la tarea o pieza. Después los diseñadores trabajan y publican sus propuestas al cabo de horas. Un detalle asombroso es que a  lo largo del proceso de diseño y a través de la plataforma, los clientes pueden seguir de cerca las tareas de los creativos, haciendo ajustes y sugerencias pertinentes. Finalmente, el cliente elige la mejor propuesta y premia al creativo con el monto de dinero prometido. Siempre la propuesta elegida es remunerada, lo cual implica un nivel de compromiso y de profesionalismo mucho mayor que la simple contribución voluntaria.

    El resto de los diseñadores que no fueron seleccionados para este diseño en particular, siguen en carrera diseñando para otros tantos clientes que hacen sus peticiones diariamente.

    Así vemos, el crowdsourcing aplicado al diseño es una oportunidad para todos los que emprendan un nuevo negocio y necesiten diseños, para los que desean hacer una actualización de su marca o sitio web, y sobre todo es una gran fuente de trabajo para muchos talentosos diseñadores que pueden trabajar desde su casa y tener una salida laboral asegurada. Las nuevas tecnologías están para optimizar nuestra calidad de vida y el crowdsourcing es una de sus infinitas posibilidades.

    Web: www.choosa.net

    Choosa en Twitter.

    No hay comentarios