El Gran Desafío al Emprender por @Esther_Roche

    Esther - Coaching - Blogger de TodoStartupsEl desafío más grande ante cualquier tipo de emprendimiento es un desafío mental: cuestionarse a sí mismo.

    Y eso, ¿qué quiere decir? y ¿cómo se afronta? Aaaamig@…

    Estarás de acuerdo en que, si la base de tu emprendimiento tiene algún “problemilla”, seguramente en un momento u otro, hará tambalearse al proyecto completo. Ahora, en lo que no sé si estarás de acuerdo, es en mi definición de “base”.

    Para mí, la base de todo acto, emprendimiento o no, es la persona que lo realiza. Si no hay un “hacedor”, un impulsor, ya me contarás.

    Pongamos que ese impulsor está muy seguro de los resultados que desea obtener (objetivos), tiene clarísimo cómo hacerlo (plan de acción), y además posee todos los elementos externos necesarios (medios, repito, externos, como capital, recursos etc.), casi nadie se plantearía nada más, no? Lo más inmediatamente imprescindible está listo, no? Pues no. ¿No crees que falta algo? Lo esencial es saber si el impulsor:

    1. Posee la capacidad de llevar a cabo el resultado deseado pese a los inconvenientes y obstáculos que, indudablemente, se presentarán. Es decir, su resistencia al fracaso.
    2. Tiene la suficiente fe en su proyecto como para no “desfallecer” en el intento.
    3. Tiene las capacidades necesarias para desarrollarlo o está dispuesto a adquirirlas.
    4. Tiene una escala de valores que concuerdan o al menos no entran en conflicto con el proyecto.

    Esto, por mencionar solamente 4 de los elementos básicos que todo emprendedor debe tener claros antes de siquiera comenzar. Porque repito, si la base fundamental, tú, no es lo suficientemente sólida, ¿cómo pretendes que lo sea tu proyecto?

    Por todo ello, el desafío mental comienza con la capacidad de cuestionarse a sí mismo. Y cuestionarse a sí mismo comienza con la adquisición de una actitud mental abierta.

    Sea cual sea el camino que el emprendedor elija, el camino hacia el éxito comienza en su mente y su actitud. No hay otro principio. El simple hecho de que haya comenzado a leer este artículo es el reflejo de su actitud y de sus procesos mentales.

    La forma en que se comporta, su conducta en diferentes situaciones, sus habilidades y aptitudes, son el producto y resultado de años y años de experiencias y esta es su forma de interpretar el mundo: su filosofía de vida. Pero cuidado, adquirir una actitud adecuada no significa ser “un viva la virgen” y pensar que todo va a ir bien, por ser positivo, por ciencia infusa o por “ciencia de El Secreto”. Que por mucho que quieras y por muchas fuerzas que pongas en tus deseos y por muy buena comunicación que tengas con el universo, … como no te pongas a actuar y tengas una buena planificación, pues ya sabes. Deja el pensamiento positivo (yo lo llamaría mágico) para lector@s del El Secreto.

    Nuestro carácter y personalidad es producto de un cúmulo de elementos y constantemente influido por el entorno y por nuestro propio pensamiento, formando nuestra actitud, en cuya base está la imagen que tenemos de nosotros mismos. La imagen que tenemos de nosotros mismos es en la que finalmente nos convertimos.

    Por ello somos los amos de nuestro destino y nuestra actitud es la que moldea el trayecto. La actitud puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso: la actitud puede fomentar recurrir en los mismos errores una y otra vez y no aprender de ellos, o puede fomentar el descubrimiento de oportunidades, aumentar las posibilidades de solución de problemas, favorecer la creación de condiciones para conseguir fines. En definitiva, nuestra actitud tiene mucho que decir a la hora de trazar una trayectoria en nuestra vida.

    Multitud de pensadores de todos los tiempos abogan por esta idea fundamental en la existencia del ser humano. Desde filósofos clásicos hasta la propia psicología contemporánea, pasando por poetas y asesores económicos.

    Podemos provocar una revolución en nuestra propia vida simplemente mediante un cambio de actitud, y para cambiar de actitud, lo primordial es empezar a cuestionarse a un@ mism@. ¿Te atreves?

    Mi trabajo es acompañarte para que puedas hacer visible tu labor profesional. Aunque principalmente me dirijo a Coaches y profesionales del desarrollo humano, la técnica que utilizo es válida para toda persona que comienza en el mundo virtual y quiere hacerlo bien desde el principio. Mi misión, que te resulte más fácil y corto el camino para que consigas clientes a través de internet. Que te ahorres mucho tiempo y esfuerzo, que ya he invertido yo para poderte poner las cosas mucho más fáciles, poniendo mi combinación única (coaching, marketing, etc.) de conocimientos y experiencia a tu servicio.\r\nSoy Coach y Formadora, la única y primera coach de España que se ha especializado en este sentido que acabo de describirte y que ha desarrollado un programa específico para este fin, totalmente adaptable a cada persona. Soy autodidacta y mis resultados avalan mi experiencia. Por ejemplo, decenas de clientes que han llegado hasta mí a través de mi web y de mi labor personal de marketing online.\r\nEn la era de la tecnología es imprescindible tener visibilidad en la red. Hay miles de posibles clientes en internet que te están buscando y no te encuentran. ¡Tú puedes ser quien les ayude a hacerlo!\r\nSobra decir que mi línea de Coaching se centra en ti como persona y que sería una equivocación basar tu negocio en el mundo virtual, pero sí es importante que consideres su gran importancia si quieres conseguir más clientes. Yo ya cometí ese error y aprendí de ello. Y es por ese motivo que hoy tú puedes beneficiarte de mis errores porque no habría aprendido ni una cuarta parte de lo que te voy a enseñar.

    No hay comentarios