El Universo no conspira para mandarte todos los marrones por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsEn pleno puente de la Constitución y la Inmaculada, resurge el debate sobre la conveniencia o no de estos “acueductos” y su impacto sobre la productividad de las empresas.

    Un debate que sigue abierto, puesto que su eliminación perjudica a sectores como el turismo. Aunque beneficia a otros, a los que les resulta prácticamente imposible facturar lo necesario en meses como diciembre. Hay a escasez de días laborables.

    Pasar los festivos cercanos al fin de semana al lunes siguiente, parece que es la propuesta con más adeptos. Pero este de los macro-puentes no es el único obstáculo para solucionar la productividad de nuestro tejido empresarial. No estamos, precisamente, entre los países más productivos y trabajamos más horas que los demás.

    Me gustaría hacer algunas reflexiones acerca de la productividad, recopilando algunas propuestas que ya he comentado en otros posts y añadiendo alguna otra.

    Empezaré por una que ya comenté alguna vez. ¡Deja a tus empleados que naveguen libremente en Internet!. No sirve de nada “capar” el acceso, tienen Internet en su smarphone. Y tienen que ir a buscarlo, mirarlo, volverlo a guardar… Y ya, de paso, en lugar de preocuparte por evitar que entren en Facebook, diseña una estrategia en redes sociales para tu empresa. Invita a tus empleados a que participen activamente en ella. Lo mismo hasta sirve para hacer ventas, qué cosas.

    ¿Cansado de estar todo el día apagando fuegos?, ¿Tienes un plan de marketing?, … A lo mejor no tienes ni tiempo para planes de marketing. Un buen plan de marketing y trabajar hacia un objetivo, puede hacer que te anticipes a los problemas. Así evitará muchos de los incendios y no tendrás que apagarlos. La mayor parte de los “marrones” que nos “caen” a diario son problemas que seguramente se podrían hacer evitado.

    Todo el día solucionando problemas, todos los problemas son para mí… Desengáñate, el universo no conspira para enviarte a ti todos los problemas. ¿Has pensado si lo que pasa es que quieres que las cosas se solucionen a tu forma y solo tú eres quien sabe solucionarlos?. Si no estás tranquilo si otro se encarga al cien por cien de algo, entonces sí que tienes un problema. Piensa que no eres el mejor en todo, es imposible. Da un voto de confianza y a lo mejor hasta te sorprendes.

    Todo esto hace que estés agobiado y no tienes tiempo ni para dar los buenos días. Eso se contagia y resultado… Un mal rollo y un estrés que, además de no ser bueno, se termina trasladando al cliente. Así que ni es bueno para ti ni para tu empresa. El clima, el buen ambiente dentro de la empresa es esencial. Si quieres que tus clientes estén contentos contigo antes tienes que estar contento tú. Y ni que decir tiene que el estrés es uno de los peores enemigos de la productividad.

    ¿Te sientes identificado con alguna de estos casos?. Son muy comunes cuando las startups empiezan a crecer. Evitarlos te ayudará a que tu empresa crezca “sana y fuerte”.

    No hay comentarios