El valor de proporcionar a los clientes lo que necesitan por @JuanjoRiesgo

    Juanjo Riesgo - Blogger en TodoStartupsMe gustan las historias de emprendimiento que vienen de la experiencia, del descubrimiento de un problema, de haberlo sufrido, de darle vueltas y vueltas, de intentar solucionarlo y de compartir esa solución con otros que tienen un problema similar.

    En general, me gustan la mayoría de historias  de emprendimiento, bueno, vamos a decir que muchas. Pero es cierto que éstas a las que me refiero ahora tienen para mí un valor especial. No tienen que ver con la idea más brillante, ni con el sueño o la realidad de tener millones de visitas o usuarios, ni con otros muchos hitos y mitos que suelen relacionarse con las startups y con el emprendimiento.

    Tienen que ver con proyectos que, sin dejar de tener vocación de convertirse en negocios más o menos prósperos, más o menos sostenibles, están dirigidos a aportar valor a colectivos, segmentos de mercado o audiencias,  a los que es difícil, por los motivos que sean, acceder a ese valor o encontrar solución a ciertos problemas relacionados con su actividad empresarial.

    Y ésta es una de esas historias emprendedoras que han centrado mi atención últimamente: es el proyecto que nace de dos socios, Rosa y Enrique, para ofrecer a startups y pymes todo un conjunto  de servicios y soluciones relacionadas con áreas en las que este tipo de organizaciones no cuentan con expertos o soluciones propias.

    Esto que así, a primera vista, parece ya más que resuelto, en realidad no lo está ni mucho menos y luego explicaré por qué, o mejor, al conocer la historia de Rosa y de Enrique y del nacimiento de Efectalia, su proyecto, nos iremos dando cuenta del espacio que este proyecto viene a ocupar y del motivo de su éxito.

    Rosa es una joven ingeniero agrónomo con vocación por la industria agroalimentaria, campo en que se especializa y en el que comienza a desarrollar una exitosa carrera. Después de un tiempo trabajando en el área de control de calidad, su formación adicional y atracción por las finanzas le lleva a ocupar cargos de dirección financiera en diferentes empresas y grupos del sector alimenticio y lácteo.

    Desde el principio de su carrera en este tipo de empresas, muy especializadas y con estructuras organizacionales relativamente pequeñas, Rosa va encontrándose con un problema recurrente y común en todas ellas: la necesidad de acudir al exterior para cubrir ciertos servicios operacionales de estas empresas, la necesidad de buscar buenos profesionales fuera de la organización para resolver gran cantidad de asuntos, algunos excepcionales y otros muchos, habituales y hasta rutinarios.

    Enrique, el otro cincuenta por ciento de Efectalia, informático de formación y profesión, después también de una magnífica trayectoria en una de las grandes empresas de consultoría y servicios TIC de este país, coincide con Rosa en el descubrimiento de ciertos problemas de muchos pequeños y medianos negocios. Se encuentra con las dificultades y limitaciones de pequeñas organizaciones para acceder a servicios de calidad, en este caso, servicios y soluciones relacionadas con las Tecnologías de la Información, con el desarrollo de aplicaciones, con la presencia en Internet, etc.

    La decisión de crear Efectalia viene de estas experiencias y de la idea de integrar y conectar con excelentes profesionales con experiencia en cada una las áreas más demandas por startups y pymes, para ofrecer estos servicios desde un único punto y de forma integrada.

    Aunque el proyecto lleva casi dos años en marcha y con un crecimiento más que saludable, yo tuve la oportunidad de conocer a Rosa y Enrique hace unos meses en el marco de un encuentro con las startups aceleradas por ese magnífico proyecto de Raúl del Pozo, Cink Emprende, una de la iniciativas de emprendimiento más serias y consistentes de Madrid.

    Me llamó la atención el esfuerzo continuo de Rosa Y Enrique para seguir aprendiendo y para seguir dotando de valor a su proyecto y me llamó más todavía la atención el hecho de que Efectalia no está en la carrera por la financiación, por la inversión. Posiblemente esto les permita dedicarse con más foco y empeño a construir una empresa sólida y en dotar del mayor valor posible a su propuesta.

    Y ese el principal secreto del éxito de Efectalia: el valor que están aportando a multitud de startups y pymes, la excelencia en los servicios que ofrecen, la apuesta por los mejores recursos y colaboradores con los que cuentan para llevar a cabo su misión.

    He tenido la oportunidad, por una serie de circunstancias, de vivir de cerca el proceso de selección de uno de los colaboradores de Efectalia, y puedo decir que este proceso, más de acercamiento y relación que de selección, es de lo más exquisito y transparente que visto en muchos años en el mundo de la empresa. He comprobado como la excelencia en la propuesta de valor y la satisfacción del cliente centran las prioridades del proyecto de Efectalia, al tiempo que logran establecer una relación de confianza y de compromiso con sus colaboradores.

    Es un proyecto de éxito que crece a medida que los servicios que ofrece van creciendo y abarcando más áreas de la empresa y, sobre todo, a medida que se consolida como proyecto de auténtico valor y de gran futuro en el mundo de la externalización de servicios.

    Os invito a conocer Efectalia y sus soluciones, www.efectalia.com, pero sobre todo, os invito a conocer a Rosa y a Enrique y a hablar con ellos o con cualquiera de sus colaboradores, sobre su proyecto, sobre el vuestro, sobre vuestras necesidades o sobre cualquier aspecto de vuestro negocio o vuestra startup.

    Y por supuesto, desde aquí deseo toda la suerte y éxito a Efectalia y a sus fundadores, magníficos profesionales con mucha fe y pasión en su proyecto y en sus clientes, que no es ninguna tontería hoy en día, tal y como están las cosas…

    Hasta pronto

    No hay comentarios