Elevator Picht – Presentando Startups en minutos

    Nos movemos en una realidad muy agitada, en la que la creación y destrucción de empresas está a la orden del día. Con los proyectos corriendo arriba y abajo como la pólvora, resulta fundamental encontrar el capital necesario para poner nuestras ideas en marcha y que no se queden en nuestra mente por falta de recursos.

    Hoy en día hay gran cantidad de métodos para conseguir financiación, ya sea mediante concursos públicos o financiación privada, aunque todavía resulta complicado convencer a los inversores. Para ello, uno de los recursos más interesantes de los que disponemos, de cara a dar visibilidad a nuestra startup, es acudir a un elevador pitch, un nuevo formato de presentación que se basa en la inmediatez y en nuestro poder de convicción.

    Un elevador pitch es una forma de presentación de un proyecto o producto, casi siempre orientada a conseguir inversión o financiación, y que se basa en poder explicar nuestra idea en lo que dura un trayecto de ascensor. Con esta premisa, se organizan encuentros con inversores potenciales a los que deberemos convencer con nuestros argumentos en un tiempo límite muy corto. No suele durar más de 2 minutos.

    El establecer turnos tan rápidos garantiza que debemos exponer lo mejor de nuestros argumentos para que los inversores se sientan atraídos por todo lo que tenemos que contarles. Normalmente, tras esta toma de contacto inicial, los proyectos más interesantes pasan a diferentes rondas posteriores en las que serán examinados con mayor detenimiento, hasta llegar a reuniones privadas con aquellos que estén interesados en un posible aporte de capital.

    En nuestro país, cada vez más encuentros de emprendedores cuentan con espacios dedicados a realizar estos elevador pitch, de cara a potenciar el networking entre emprendedores y crear nuevos proyectos. El próximo y más interesante se celebrará en Bilbao el próximo Viernes 12 de Noviembre, en el marco de las jornadas Innovate y estará respaldado por Ideateca y Telefónica I+D. En este caso, esta jornada no presenta ronda de financiación, pero puede servir para dar a conocer nuestras  ideas entre otros emprendedores mientras establecemos sinergías y buscamos socios tecnológicos afines.

    Estas jornadas suponen un interesante escaparate para proyectos de todo tipo, por la importancia de los ponentes y las empresas que asistirán, por lo que una sesión de elevator pitch puede resultar en un interesante negocio a largo plazo.

    Existen muchos otros encuentros que siguen este modelo, y para estar preparado para una cita de este tipo conviene preparar bien una serie de pautas a la hora de organizar la información que queremos comunicar. Las más básicas giran en torno a informar claramente de qué forma es rentable nuestro producto o servicio, exponer nuestro volumen de negocio y ofrecer datos que nos diferencien del resto de competidores potenciales.

    Por supuesto, el discurso tiene que ser breve y directo, además de estar basado en conceptos fáciles de entender y no apoyarse necesariamente en material visual como transparencias, que no siempre tiene por qué estar disponible. Sin embargo, lo más importante es presentar nuestra idea de forma clara y sencilla, de forma que para captar la atención de los oyentes sólo sea necesario ofrecer conceptos que les interesen desde el primer momento. Por supuesto, tener un proyecto sólido de negocio resulta fundamental para salir airoso de un encuentro de este tipo.