En el SEO no vale todo: Límites Legales por @FranzJimnez

    Fran Hidalgo - Blogger en TodoStartupsTodos hemos oído hablar del SEO (Search Engine Optimization). Aunque no seamos expertos, sabemos que tiene que ver con el Marketing Online.

    Una de las estrategias de SEO más comunes es el uso de metatags, esto es, frases escritas en lenguaje HTML dentro del diseño de una página web. Cuando hacemos búsquedas en Internet, Google y sus competidores barren los códigos fuente de las webs (entre otras cosas) y nos ofrecen cientos de miles de resultados.

    Cuanto más arriba aparezca un resultado, mejor, pues más visible será para el público.  Los metatags no son visibles a simple vista, por ello, ¿qué ocurre si alguien usa de forma intencionada la marca de un competidor en el código fuente de su web para aparecer en los resultados cuando se introduce dicha marca en los motores de búsqueda? ¿Qué ocurre si el usuario se decide finalmente por adquirir un producto de la marca X, cuando en realidad había buscado la marca Y?

    Una analogía muy común en estos casos es la siguiente: “Conducimos en una autovía y un cartel nos indica que en la siguiente salida hay un McDonald’s. Tomamos la salida y nos encontramos con un Burger King.” Cualquiera, sin necesidad de tener conocimientos jurídicos, pensaría que esta técnica no es legal.

    Es cierto que los algoritmos de los buscadores son mucho más complejos y que nos pueden direccionar a un competidor de forma natural, por ejemplo si hemos redactado un artículo sobre él. Pongamos que no. Que por más que busquemos en la web que se nos ofrece como resultado, la palabra que hemos introducido no aparece por ningún lado. Esto es ciertamente un indicio, de que se han usado palabras registradas en el código fuente de la web. Pues bien, el propietario de esa web puede acabar en los tribunales.

    El titular de la marca puede prohibir usar el signo en redes de comunicación telemáticas y como nombre de dominio[1], por lo que si tienes la tentación de usarla en tu campaña SEO, estarás lesionando su derecho de marca y podrá reclamarte daños y perjuicios[2].

    Por si fuera poco, al usar la marca de nuestros competidores como metatags  incurrimos en varios actos de competencia desleal (todo comportamiento que resulte objetivamente contrario a las exigencias de la buena fe): creación de confusión[3] y aprovechamiento indebido de la reputación o esfuerzo ajeno[4]. El perjudicado podrá ejercitar la acción de resarcimiento de daños y perjuicios (cuando intervenga dolo o culpa) y la acción de enriquecimiento injusto al lesionar un derecho en exclusiva (en este caso, la marca).

    A día de hoy ya se han escrito ríos de tinta sobre el SEO, de modo que enfoca tu estrategia de marketing online dentro de la legalidad, porque como ves, nada escapa a la Ley.

    No hay comentarios