¿Es caro financiar mi Startup con Business Angel o Venture Capitals? por @LuisRuanoMarron

    Luis Ruano - Blogger en TodoStartupsCada uno de nosotros cuando vamos a tomar una decisión de compra utilizamos unos determinados parámetros para analizar si un determinado producto es caro o barato. Incluso, estos criterios los vamos modificando a lo largo del tiempo en función de lo necesario que sea para nosotros ese bien (prescindible-imprescindible), y adaptándolos a los recursos de los que disponemos para adquirir ese producto.

    Así, el emprendedor deberá salir al mercado para recabar información para determinar cuál es el “producto” financiero que más se adapta a sus necesidades; y para ello deberá captar las señales emitidas por los distintos financiadores sobre su propuesta de valor para poder evaluar el “Coste Real” de la financiación.

    Recorriendo algunas de las opciones existentes nos encontramos con las subvenciones, estas aparentemente no tienen coste, ya que es un dinero que recibiría nuestra Startup a fondo perdido. Sin embargo, si empleamos criterios como el coste de oportunidad, vemos como si implican un coste para nosotros ya que hay que destinar una serie de recursos para poderlas obtener llevando implícitas además una serie de compromisos adicionales.

    Si nos fijamos en la financiación bancaria, el coste vendrá determinado por un tipo de interés, la aportación de unas garantías o la obligación de contratar productos adicionales con la entidad financiera a las que se añadirán diversos tipos de comisiones.

    En definitiva, para poder valorar el coste de la financiación de un Business Angel (BA) o un Venture Capital (VC) propongo analizarlo desde tres perspectivas. Interna en el que cada “emprendedor” tendrá almacenada información en función de sus anteriores experiencias, Externa determinada por el “emprendedor” cuando está valorando tomar la decisión y Esperada en la que el “emprendedor” apoyándose en toda la información de la que dispone tratará de proyectar a futuro cual será el precio evaluado en función del beneficio que espera obtener de la financiación.

    La perspectiva del “Coste Esperado” es la más difícil de analizar objetivamente, pero sin duda es a la que finalmente todos damos prioridad cuando tenemos que adoptar una determinada decisión basándonos en expectativas futuras. En función de la ganancia esperada por el “emprendedor” se establecen el “precio pérdida” (precio que implica un coste por encima del beneficio potencial siendo una opción negativa para el emprendedor”, el “precio indiferencia” y el “precio ganancia”, este último será en el que se base para elegir un tipo de financiación sobre otro ya que el coste lo sitúa a priori por debajo del coste potencial implicando una ventaja.

    Me encuentro habitualmente con emprendedores que tienen la percepción de que la financiación proporcionada por los BA y los VC es cara. Profundicemos en esta cuestión. Las Startups tienen por lo general un alto grado de incertidumbre y un elevado riesgo. Las entidades financieras difícilmente van a entrar a financiar este tipo de empresas en su totalidad, ya que no disponen de comités especialistas en estos sectores de actividad que les permita analizar adecuadamente el negocio de la Startup.

    En el caso de que decidiesen entrar a financiar estas empresas, para amortiguar su riesgo, tendrían que solicitar un elevado tipo de interés y unas fuertes garantías. Por ello si finalmente hay un VC o un BA dispuesto a financiar tu Startup el coste pasa a un segundo plano en función de que la disyuntiva es tener o no tener financiación. Además un BA o un VC  que financia tu proyecto en capital se convierte en socio de tu Startup, es decir asume el mismo riesgo. La financiación recibida de una entidad financiera siempre tendrá que ser devuelta mediante cuotas, pero cuando el inversor entra en capital este asume el riesgo de que el proyecto fracase.

    A esto se debería añadir el concepto de “Smart Money” es decir el inversor (BA o VC) al financiar tu strartup se convierte en “tu socio” por lo que se va a preocupar e involucrar en la evolución y desarrollo del negocio de la Startup. Su dinero suele venir acompañado de un valor adicional que ponen a disposición de la empresa y del emprendedor, como son sus contactos, su conocimiento sobre el sector, su experiencia en la gestión empresarial o sobre el manejo de los fondos conseguidos y la búsqueda de nuevas rondas de financiación.

    Por supuesto, si el proyecto se desarrolla de una manera satisfactoria el BA o el VC obtendrá por su inversión un retorno superior al coste de otras fuentes de financiación. En ese caso tu Startup también tendrá un valor muy superior al momento previo a obtener la financiación siendo el valor de tu patrimonio (porcentaje de las acciones de la Startup que conservas la propiedad) muy superior y por tanto la rentabilidad como socio emprendedor será muy superior a la del BA o el VC.

    No debemos olvidar que no todas las Startups son susceptibles de ser financiadas por BA o VC, ya que solo optarán a este tipo de financiación aquellas en las que el inversor, en función de la potencial rentabilidad esperada por el crecimiento de la empresa sea superior al riesgo que asume por invertir en ellas.

    Recomiendo al emprendedor que analice detenidamente su modelo de negocio y el escenario futuro al que quiere llegar con su empresa. Además que se informe y conozca perfectamente las distintas opciones de financiación existentes en el mercado. Con los deberes hechos podrá iniciar el proceso de búsqueda de financiación para su Startup adoptando una estrategia lógica e ir adaptando la secuencia de financiación en función de su modelo de empresa, su situación y su grado de madurez.

    Dotar a la Startup con un amplio abanico de fuentes de financiación y escoger un socio-compañero de viaje adecuado es imprescindible para poder llegar a alcanzar una supervivencia inicial como paso previo para el posterior éxito de la empresa.

    No hay comentarios