Experiencia FabricaCultural.com – Cultura 3.0

    ¿Es complicado diseñar Modelos de Negocio en Internet relacionados con la Cultura – en el sentido más amplio del término – ? Pues hasta hace poco, personalmente, pensaba no eran de los modelos más sencillos de desarrollar de todos los existentes hoy en día.

    Todos conocemos plataformas que nos permiten escuchar y compartir contenidos multimedia – audio y vídeo – por internet, plataformas en las que se pueden escribir libros – bajo diversos tipos de licencias – e incluso compartirlos y como no, grandes portales en los que se desarrollan modelos de negocio basados en la compra-venta de imágenes. Todos estos modelos de negocio son muy rentanbles pero a la vez son costosos de desarrollar y llevarlos al estrellato, básicamente por dos motivos: Por los aspectos legales que, intrínsecamente llevan asociados – lo que nos hace invertir grandes cantidades de recursos en ellos haciéndonos perder el foco – y porque para que estos modelos funcionen es necesario que consigan una masa crítica de usuarios aceptable.

    Hace unos meses escribí un artículo sobre La Ley Sinde en el que ponía de manifiesto si podríamos transformar la aparición de esa Ley en nuevas oportunidades de negocio para Emprendedores que, como vosotros, quieren o están desarrollando modelos de negocio en Internet. Personalmente creo que existen muchas oportunidades para Emprender en este sector – aún siendo complicado – y tenemos la obligación, como Emprendedores, de diseñar modelos que reflejen lo mucho que Internet puede aportar al mismo.

    Por estos motivos Proyectos como el que os presentamos hoy tienen un gran mérito al conseguir desarrollar modelos de negocio basados en contenidos y servicios culturales máximo cuando, además, son apoyados por el propio Ministerio de Cultura. Hoy os presento FabricaCultural.com (En Twitter) un Proyecto de Enrique Gallardo que lanzó en Octubre de 2006 y que está viendo crecer día a día.

    FabricaCultural.com es un lugar en el que se facilita información sobre oportunidades culturales a Estudiantes, Profesores y Entidades Públicas y Privadas relacionadas con el sector Cultural. Información ofrecida no sólo por la gran cantidad de contenidos ofrecidos directamente el en portal, ni por la gran Base de Datos de consulta que ofrece sino aportados directamente por los usuarios que forman parte de la comunidad que Enrique ha conseguido crear en la Red Social Cultural propia de FabricaCultural.com que cuenta con más de 5.000 usuarios registrados y bastante activos.

    FabricaCultural.com es un gran Proyecto que pone de manifiesto que se puede Emprender y aportar valor en sectores en los que la tecnología tiene mucho que decir. Por todo esto queremos dar las enhorabuena a Enrique Gallardo a la vez que queremos darle las gracias por haber compartido su Experiencia con nosotros. Os dejamos con la Experiencia de Enrique en FabricaCultural.com:

    ¿Cómo se te ocurrió la idea para poner en marcha tu empresa?

    Os doy dos razones: la primera fue práctica: no había en España un servicio similar a como lo planteaba y tampoco encontraba un empleo que se ajustara a toda la experiencia que había acumulado en todos esos años. La segunda razón fue algo más idealista: después de un periplo de 5 años por varios países europeos gracias a becas y empleos que encontré, quería hacer llegar estas mismas oportunidades a los estudiantes y profesionales del mundo de la cultura. Contaba con varios cientos de recursos y de oportunidades y de la experiencia propia que obtuve en todos esos años y me decidí facilitárselo a todo el mundo.

    ¿Con qué apoyo personal y profesional contaste? ¿Hiciste un plan de empresa antes de empezar o te formaste de alguna forma?

    Mucha gente me animó a dar el salto empresarial, especialmente mi familia, aunque hubo también muchos otros que no me lo aconsejaron. Precisamente fue a ellos a los que escuché más detenidamente para darme cuenta de las debilidades con las que no contaba en un principio.

    Por otra parte, para un licenciado en Historia, hablar de planes de empresa era como hablar de ciencia ficción. Así que conté con el apoyo profesional de un programa de formación para emprendedores de la Comunidad de Madrid antes de crear la empresa. Fue gracias a ellos por los que pude analizar el mercado y concretar la idea que me bullía en la cabeza en algo por escrito. Suena simple, pero no lo es y menos para “uno de letras”, para mis números y letras eran como agua y aceite. Ahora estamos rediseñando el plan de empresa porque tenemos la intención de multiplicar los servicios que ofrecemos y ofrecer más plataformas web. Creo que el plan de empresa es un documento “vivo” que necesita ser actualizado al menos una vez al año.

    ¿Con qué capital inicial contaste? ¿Cuánta financiación has conseguido en total para tu proyecto? ¿Quiénes son tus socios actuales?

    Monté la empresa con lo mínimo y se logró encontrar clientes importantes con el paso del tiempo. Fue gracias al apoyo del Ministerio de Cultura por el que este proyecto vio la luz. Colaboramos también con varias instituciones públicas y con algunas otras privadas en el ámbito de la información y la orientación.

    Rompo una lanza a favor del Ministerio de Cultura y de muchas otras instituciones públicas que apoyan, aunque todavía tímidamente, los proyectos empresariales de los jóvenes. Muchas veces criticamos a los organismos públicos por su falta de compromiso con los proyectos de jóvenes emprendedores, pero creo que deberíamos antes criticar a los jóvenes por no ser emprendedores. En España sobra talento, pero se desaprovecha cada vez más no solo por las instituciones públicas o privadas sino que son los mismos individuos que no lo ponen en práctica.

    ¿Nos puedes dar algunas cifras interesantes de tu empresa (clientes, usuarios …) ?

    Contamos con varias instituciones públicas como clientes en nuestros servicios de información y orientación para estudiantes, profesionales y entidades culturales. En menos de un año hemos conseguido más de 8.000 usuarios en FábricaCultural y varios miles más en las redes sociales, contando además con una red social propia de FábricaCultural, que fue la primera que se hizo en España.

    ¿Qué es lo que más te costó al arrancar tu proyecto?

    La viabilidad comercial del proyecto, me costó romper un (falso) esquema mental que la cultura no se vende. Y si se vende, se ha vendido siempre y siempre lo hará. Y otra más conceptual que no hay dinero para cultura, cuando si que lo hay, representamos casi un 4% del PIB, vendemos más que el sector automovilístico y que el de la energía.

    Se trató de un ejercicio de autoestima, ya que pienso que el sector cultural tiene una losa de complejo de inferioridad en comparación con otros sectores económicos. Una parte de esa losa nos la pone el mercado, claro, pero la otra parte nos la ponemos nosotros mismos. Es un lastre que debe soltarse cuanto antes, al menos para empujar el proyecto con la mitad menos de peso ante las dificultades.

    ¿Qué tecnología usáis para el desarrollo de vuestro portal?, ¿Y Para comunicaros con vuestros clientes?

    Usamos plataformas de gestión de contenidos de código abierto y nos comunicamos con los usuarios a través de boletines informativos, redes sociales y profesionales. Dentro de la red social propia de FábricaCultural hay grupos creados por intereses de los usuarios en los que hay debates, noticias, anuncios, etc…

    Si volvieras a empezar, ¿Cambiarías algo?

    Absolutamente nada. Me quedo sobre todo con los errores cometidos, de los que he aprendido y espero seguir haciéndolo. Nos centramos demasiado en el éxito cuando de lo que más se aprende es de los errores. Si hubiera tenido éxito buscando trabajo hace 5 años esta idea empresarial nunca hubiera nacido.

    Reflexiones y recomendaciones a emprendedores:

    Ya no vivimos en la era de la información, sino en la de la “infoxicación”, que es perjudicial para la salud del proyecto emprendedor. Debéis informaros bien y a la vez seleccionar y filtrar esa información para lograr vuestro propósito.

    Además, recomiendo cargar la mochila del proyecto siempre con más ilusión que dinero. El dinero va y viene, la ilusión nunca se debe perder y más si se trata de realizar un sueño.

    No hay comentarios