Experimenta, aprende e interactúa con las métricas: ¡Valida tus hipótesis! por @Aleix211

    Aleix Ferrando Costansa - Blogger en TodoStartupsCuando alguien nos habla de métricas lo primero que solemos pensar son en métricas del tipo: cuantos visitantes tiene mi web, cuantas páginas visitan, número de seguidores que tengo en Twiter, numero de “Me gusta” del artículo que colgué el otro día, número de descargas del video que subí, etc.

    Pues bien, lamentablemente hay que alejarse de ellas, aunque cueste. Solo nos ayudarán a medir ciertos aspectos de nuestro negocio que básicamente sólo nos servirán para aumentar nuestro ego.

    Las únicas métricas que los emprendedores deberíamos prestar atención son aquellas que nos ayuden a tomar decisiones. Son las denominadas métricas accionables, las cuales nos permiten observar de forma clara la relación causa – efecto entre dos variables.

    Considera el ejemplo del total de visitantes de una web. Es la típica métrica que lo único que pude es crecer. No te informa ni que hacen los usuarios cuando visitan la página o si son valiosos para el negocio. Ahora considera el total de visitantes de una web que pasan a la etapa de retención, es decir, vistan la web reiteradamente demostrando un interés por el producto.

    La información es mejor que la anterior, aunque sigue siendo vanidosa porque entre otras cosas solo podrá subir a no ser que hagas algo bastante mal. La métrica que interesa es el porcentaje de usuarios que entran a la web y pasan a la etapa de retención. Es una métrica crítica porque te informa el grado de relación que tienen los usuarios con tu producto, es el  archiconocido product-market fit.  Cuando cambies algo de tu producto es muy probable que esta métrica también cambie (esperemos que en sentido positivo). Esto significa que podrás experimentar, aprender y interactuar con ella, que es sin ir más lejos, el fin último de toda métrica.

    Vamos con otro caso práctico para ayudar a comprender las cualidades de este tipo de métricas: La encuesta como generadora de métricas accionables:

    Las encuestas permiten recabar información sobre un público objetivo. Proporcionan datos (métricas) accionables porque permiten confirmar o rechazar ciertas hipótesis a partir de la información proporcionada por tus propios / posibles clientes.

    Se pueden utilizar para tomar una decisión sobre cualquier aspecto del negocio, desde ajustes de poca importancia hasta grandes cambios en el producto o en el posicionamiento del mismo. Pero el valor real se obtiene cuando se integran en el circuito de decisión de la empresa: se ponen en práctica una serie de ideas (hipótesis), se observa cómo responde el público objetivo ante estas ideas (encuesta) y se obra en consecuencia rechazándolas o aceptándolas (resultados).

    Supongamos, por ejemplo, que tenemos una página web y deseamos conocer la primera impresión que tienen los usuarios cuando entran en ella. Sabemos que es clave. Solo tendremos una oportunidad de crear una primera impresión. Y por eso nos hemos esforzado en crear la mejor primera experiencia de la que éramos capaces. Hemos pensado en el color, en las imágenes, en el texto (títulos y subtítulos), en el video, etc. (más información: Buscando la Landing Page perfecta).

    Por llegados a este punto, en el fondo, tendremos un conjunto de hipótesis sin validar: ¿El color escogido genera las respuestas emocionales que habíamos previsto? ¿El nivel de simplicidad de la web es el que queríamos o resulta demasiado compleja? ¿El mensaje transmitido en los títulos y subtítulos queda suficientemente claro? ¿La web transmite un nivel de credibilidad adecuado? Estas y otras preguntas solo las pueden responder nuestros usuarios y una forma de obtener esta valiosa información es preguntárselo directamente.

    A partir de sus repuestas (métricas) obraremos en consecuencia aceptando o rechazando la hipótesis que teníamos. Una vez modificadas las hipótesis, previamente rechazadas, volveremos a preguntar y así sucesivamente.

    Para finalizar, tan solo recordarte que debes alejarte de las métricas con las que no puedas interactuar. Pregúntate siempre ¿Qué puedo hacer diferente a partir de la información que me proporciona esta métrica? Si no eres capaz de contestar a la pregunta no deberías preocuparte mucho por ellas.

    Vía Codainterface.com

    No hay comentarios