Ilusión y liderazgo: Características principales de un Líder por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsAcabo de leer que el Papa Francisco continúa con las reformas económicas en el Vaticano. Lo que me recuerda una conversación de más de veinte minutos con los periodistas mientras volaba desde Brasil de regreso a casa y que dieron la vuelta al mundo.

    Y es que hacía bastante tiempo que la Iglesia no despertaba interés dentro y fuera de ella. Es lo que tiene volver a tener un líder. Que despierta pasiones. También detractores, claro, nadie es perfecto. Eso es algo que va con el liderazgo. Nunca llueve a gusto de todos y es imposible gustarle a todo el mundo.

    Desde que llegó este Papa, no con sus palabras sino con sus gestos, entusiasma a personas dentro y fuera de la Iglesia. Especialmente a aquellas personas desencantadas que comienzan a tener ilusión gracias a él. Pues ni más ni menos, eso es lo que hace un líder.

    Un líder en una empresa levanta pasiones. Dentro y fuera de ella. En los clientes, en los que no son clientes pero seguro que lo serán, en los empleados y en sus colaboradores. Un buen líder en una empresa trasciende a la propia marca. Recordemos a Steve Jobs, mucho más grande como marca que Apple.

    Muchas veces, poner como ejemplo a grandes líderes en el mundo y a grandes compañías hace pensar que los líderes son eso, uno entre un millón. Los visionarios son uno entre un millón. Los líderes, afortunadamente, no son tan escasos.

    Es más, en pequeñas y medianas empresas y en startups los líderes son imprescindibles para el éxito. Y no hablo de startups que en poco tiempo llegan a ser gigantes como Facebook. Hablo de pequeñas empresas que nacen de un proyecto de un líder, que no necesariamente tienen que convertirse en gigantes mundiales, pero que llegan a ser más de lo que se espera de ellas.

    Dicen que para conseguir que alguien invierta en tu empresa necesitas un buen proyecto. Es cierto, un buen proyecto puede hacer que inviertan en él. Pero un buen proyecto presentado por un buen líder sí que consigue inversión. Los inversores invierten en proyectos y en personas. Es más, una gran idea, convertido en buen proyecto, se puede ir al traste dependiendo de quien lo ponga en marcha. Y eso también lo miran los inversores.

    No basta una buena idea, no basta un buen proyecto a veces sobra con un buen líder. El creador de Twitter viene mañana con una idea en una servilleta y seguro que consigue inversores. En una startup proyecto y persona van de la mano.

    Antes de invertir en emprender, invierte en liderar. Hay quienes son líderes natos. Han nacido con cualidades para liderar, para ilusionar, con constancia, con pasión, con autoconfianza… Pero eso son uno entre un millón. Para los demás, si no naces, pues te haces.

    No hay comentarios