Innovar si, pero con cabeza por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsFeliz día mundial de la innovación! ¿Cómo no te has enterado? Hoy es el día mundial de la innovación. Sí, hoy. Y ayer también. Y mañana también es el día mundial de la innovación. Todos los días lo son.

    Hay que ver lo que nos gusta poner de moda palabras y elevarlas a los altares. Innovación está de moda. Hay que innovar, todo el mundo lo dice. Si no innovas estás muerto, dicen. Y es verdad, porque innovar es la palabra que nos hemos inventado para referirnos a algo que llevamos haciendo de siempre: buscarnos la vida.

    Sin necesidad de conocer esa palabra, innovar es lo que hace el panadero cada mañana cuando ve que cada día vende menos pan y se las ingenia para hacer panes distintos que gusten a sus clientes.

    Innovar es lo que hace el repartidor de pizza cada viaje para buscar llegar lo más rápido posible a sus destinos porque, como le pagan por reparto, tiene que hacer muchos en el día para llevarse algo que le merezca la pena. Innovar es lo que hace el quiosco de prensa buscando otras cosas que vender porque con los periódicos no tiene ni para pipas (a lo mejor por eso es que también las vende).

    Innovar siempre ha sido imprescindible, lo que ocurre es que ahora le hemos puesto un nombre. Hay veces que se innova por necesidad y otras por anticipación. Los ejemplos anteriores son por necesidad. Por anticipación es cuando nos va bien, pero buscamos qué otras cosas podemos hacer para que nos vaya mejor. O sea, lo que hemos hecho toda la vida las empresas.

    De moda o no, lo que está claro es que la necesidad de hacerlo no va a cambiar. Así que si queremos sobrevivir, lo importante no es innovar sino tener la mente abierta. Que te fuese bien durante una época no quiere decir que te vaya a ir bien siempre. El que no vendas un tornillo en tu ferretería no implica que por venderlos en Internet vayas a vender más. Y que no vendas nada aquí no implica que te vayas a hinchar de vender en otro país. Cabeza, a veces nos sobra innovación y nos falta cabeza.

    Y es que si hemos puesto de moda esa palabra, también hemos puesto de moda cómo innovar. Y como el vecino esta vendiendo muchísimo en su página de Facebook pues yo me hago otra y listo. Claro, pero es que tu vecino vende complementos para chicas y tú tuercas. A lo mejor las tuercas no se venden bien en Facebook ¿o te planteas poner una ferretería en el fondo del mar?, como no hay ninguna…

    Cabeza, cabeza, cabeza. Si nos pagaran por tener ideas todos seríamos ricos. El problema no son las ideas sino saber convertirlas en modelos de negocio, ese es el secreto. Lo que te puede hacer ganar dinero no es la innovación, sino el negocio.

    No hay comentarios