Innovar sí, pero si no es eficiente no sirve por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsEl campeonato mundial de Fórmula 1 se decide en dos carreras. Alonso lleva todo el año luchando para terminar en lo más alto a final de temporada. Pero los caballos de los coches de RedBull se han convertido en “pegasos” y no corren, vuelan.

    ¿Será verdad que la bebida energética tiene la facultad de “alar”?. Sin quitarle mérito a la popular campaña publicitaria, no es cuestión de alas, es cuestión de rapidez. Pero no sobre la pista, sino en la innovación.

    La batalla que libran este año RedBull y Ferrari es un ejemplo de la batalla de la innovación que viven muchas empresas. No es tener el mejor coche (producto), es tener lo mejor en el mínimo tiempo.

    Innovar es reinventar. Pero si tardas demasiado en hacerlo, quizás cuando llegue tu innovación ya se te han adelantado. Has perdido el tirón. A lo mejor tu producto es mejor, sí, pero ya hay otro que cubre la misma necesidad con más tiempo en el mercado y confianza para el cliente. Si tardas demasiado ya no eres el primero, eres el que va detrás. Sí, pero yo empecé antes a investigar, yo tengo un producto mejor, sí, sí, lo que quieras, pero el otro llegó antes. Y ya se sabe que el que golpea primero…

    En este siglo tan importante es la innovación como el tiempo. Es un concepto que los que venimos del mundo informático en tiempos en que los ordenadores eran mucho menos potentes conocemos bien: La eficiencia.

    Ser eficiente es alcanzar ese equilibrio casi mágico para tener lo mejor en el mínimo tiempo, aprovechando al máximo los recursos disponibles. Y eso no significa ser el mejor, ni que el producto sea perfecto. Significa innovar para cubrir las nuevas necesidades del mercado lo antes posible. Luego habrá tiempo para perfeccionar. Para nuevas versiones.

    Ya nos acostumbró Microsoft hace tiempo, cuando comenzó a lanzar al mercado sistemas operativos a la vez que continuamente liberaba actualizaciones. Bonita manera de llamar a las correcciones. No lanzó el sistema operativo perfecto porque no buscaba la perfección. Sino la eficiencia.

    Si la consiguió o no con windows es otro tema, pero llegó pronto y golpeó dos veces. En la F1 parece que el equipo de Vettel está siendo más eficiente que Ferrari. Introducen en los coches mejoras en menos tiempo con los recursos disponibles y luego corrigen.

    Innovación es un término que está de moda. Si no innovas para adaptarte a tu mercado mueres, dicen. Pues no necesariamente. Puedes innovar, encontrar la mejor solución, pero no ser capaz de introducirla en el mercado porque has llegado tarde.

    No triunfa simplemente la innovación. La victoria llega con la innovación eficiente. Aquella que consigue el mejor resultado, en el mínimo tiempo, maximizando la eficacia de los recursos disponibles.

    Quién nos lo iba a decir. Al final un curso de programación estructurada en PC’s de los años 80 y 90 va a resultar una herramienta eficaz para el management en los tiempos actuales.

    No hay comentarios