La deuda, lobo con piel de cordero para #Emprendedores por @Manzanerame

    Retomo este jueves un tono más financiero en mi blog para hacer algunas consideraciones sobre la deuda y su efecto financiero para emprendedores.

    El caso es que la deuda bancaria tiene importantes ventajas. Citaré solo unas cuantas. La primera parece un trabalenguas: al ser inferior su coste al coste de los fondos propios, hace que el coste del capital baje. Un coste de capital reducido es una buena noticia. Significa que la empresa se financia a un precio limitado.

    Otra ventaja: apalancar la empresa mejora la rentabilidad del accionista medida como ROE (return on equity). Lo explicaré con un ejemplo: supongamos que la empresa tiene unos fondos propios de 1.000 y un beneficio a final de año de 100. La rentabilidad es 10% (obtenida como 100/1.000 para los que estudiaron letras puras). Ahora supongamos que esos recursos de 1.000 proceden de 500 en fondos propios y 500 de deuda. A igualdad de beneficio (100) la rentabilidad del accionista se duplica (20% = 100/500). Buenas noticias.

    Por último, los intereses de la deuda bancaria son fiscalmente deducibles hasta que el Ministro de Hacienda disponga lo contrario en el ejercicio de sus incontables prerrogativas.

    ¿Estas ventajas las disfruta el emprendedor? La respuesta es sí. Pero lo malo es que el emprendedor también “disfruta” del peor inconveniente de la deuda, a saber: aumenta el riesgo de insolvencia.

    Insolvencia es, básicamente, abrir el cajón del dinero para pagar una factura y no encontrar billetes y monedas en suficiente cantidad. Malas noticias.

    Como ya he repetido en varias ocasiones, las pérdidas no son condición suficiente para cerrar un negocio (en ocasiones, no son ni siquiera condición necesaria). La iliquidez sí lo es.

    Si el emprendedor no ajusta el calendario de pago de la deuda al ritmo de generación de caja (vía ventas o financiación, lo que sería “refinanciación” en este caso), se encontrará con un acreedor apremiante y una crisis financiera.

    Moraleja: ajusta la fuente de financiación al activo que estés financiando. Investigación, activos fijos, planes comerciales a largo, se financian con fondos propios o, al menos, deuda a largo. En los desfases de circulante puedes recurrir a deuda con más seguridad.

    0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

    No hay comentarios