La equidistancia entre el Éxito y el Fracaso de los Emprendedores por @Jorgefecillo

    Jorge Fernandez - Blogger en TodoStartupsLa mayoría de las veces que he planteado mi inquietud por emprender o se lo he propuesto como salida a algún conocido, con buenas cualidades y una buena idea, siempre me han transmitido lo mismo y es el miedo al fracaso.

    A la hora de emprender o empezar un proyecto de cero es fundamental ser optimista y pensar de forma positiva.

    En este sentido, a veces necesitamos mecanismos que nos ayuden a construir pensamientos positivos y a esto me refiero cuando hablo de la equidistancia entre el éxito y el fracaso. Probablemente no se pueda considerar un pensamiento estrictamente positivo pero, como poco, me ayuda a no visualizar el fracaso a la vuelta de la esquina y el éxito tan lejos que prácticamente sea algo inalcanzable.

    Siguiendo el principio de términos opuestos, se trata de pensar que si desde punto de partida al éxito hay una distancia x, desde el punto de partida al fracaso tiene que haber la misma.

    Otra forma de verlo es que el éxito exige dar varios pasos de forma correcta y, por tanto, el fracaso también exige dar varios pasos, pero en este caso de forma incorrecta. Ambos razonamientos me llevan a la misma conclusión, y es que no existen más probabilidades de fracasar que de triunfar.

    Uno de los motivos por los que el miedo al fracaso es tan generalizado es cultural; vivimos en una sociedad con una concepción muy negativa acerca del miedo, y es algo con lo que no estoy en absoluto de acuerdo. Desde mi punto de vista el miedo controlado nos ayuda a estar alerta y a no subestimar.

    Otra cosa es cuando no podemos controlarlo y es él el que se adueña de nosotros. Esta situación es la preocupante pero, en este caso, debemos dejar de hablar de miedo para hablar de pánico. El pánico es el que realmente nos bloquea y nos paraliza imposibilitándonos tomar decisiones.

    Si de forma regular, al menor contratiempo, te suele entrar el pánico esa es una buena señal que te indica que emprender puede que no sea tu mejor salida. Si por el contrario, sientes miedo pero lo dominas, no dudes que éste te ayudará a tomar mejores decisiones.

    A veces pienso que nos rodea tanto miedo que, el simple hecho de intentarlo, ya es un premio.

    No hay comentarios