La ética del Emprendedor en América Latina por @JoserPaz

    José R Paz - Blogger en TodoStartupsHacemos una pausa en el tema: pensado para ofrecer a emprendedores y emprendedoras, con pocos recursos, un enfoque gerencial  y unos métodos de trabajo, adaptados a sus realidades y a su entorno.

    El movimiento emprendedor  representa, también, una esperanza para nuestra región, por su juventud, y su capacidad de adaptar soluciones a las necesidades e idiosincrasia de nuestra gente.

    América Latina, a pesar de contar con reservas importantes de materia prima, no ha alcanzado  un patrón de crecimiento económico sostenible, ni un modelo de distribución de riqueza acorde con la alta tasa de crecimiento de su población.

    El movimiento emprendedor que se da en nuestra región, representa una oportunidad para introducir cambios estructurales en nuestras sociedades: desde las necesidades más básicas del ser humano, objetivo que se fijan muchos equipos de emprendimiento social, como: el derecho a la educación, a los servicios médicos primarios, a las necesidades de las minorías y los incapacitados, hasta; los temas de interés  típicos de las sociedades del mundo desarrollado: el derecho a un trabajo digno, la calidad de la seguridad social, la preservación del ambiente, entre otros.

    Como ciudadanos de ésta época, los emprendedores y emprendedoras de América Latina están en una posición privilegiada para introducir patrones de conducta que trasciendan los intereses puramente comerciales, a los cuales, sin duda, tienen todo derecho.

    En esta oportunidad me gustaría proponer a  los miles de emprendedores y  emprendedoras de nuestra región, que se fijen como objetivo personal,  desde muy temprano, el ser útiles a la sociedad, a través de su ejemplo: que las estrategias de diferenciación que diseñan para sus productos y servicios, las piensen también para ponerlas en práctica en sus aportes a las comunidades donde residen, en el trato hacia sus empleados, y en el cumplimiento de sus deberes ciudadanos en general.

    Recuerden que Uds. -y sus empresas- formarán los nuevos líderes de las comunidades de América Latina: esta es una responsabilidad que requiere de estudio, reflexión, preparación, y, como todo compromiso, de energía y resolución.

    No hay comentarios