La idea, el Modelo y el Plan por @SodeNavarra

    SodeNavarra - Blogger en TodoStartupsAlguien dijo aquello de que “algunos tienen ideas sobre todo y otros sobre todo ideas”. Pues bien, “tener sobre todo ideas” es afortunadamente característica común a los emprendedores que se lanzan a promover su nueva empresa. La Idea de Negocio es uno de los primeros y más importantes impulsos para ponerse en marcha.

    Pero la idea tendrá que desarrollarse para convertirse en un Modelo de Negocio; modelo en el que el emprendedor diseñe como va a generar ingresos suficientes para hacer su empresa viable: ¿cuál es la ventaja de su producto o servicio?, ¿a qué clientes se dirigirá?, ¿cómo va a llegar a ellos?, ¿cómo obtendrá los ingresos?… Las respuestas a este tipo de preguntas serán la base del primer diseño del modelo.

    Después, lo antes posible, habrá que pasar de la teoría a la práctica. Este primer diseño teórico del negocio se deberá retroalimentar tantas veces como sea necesario con las reacciones que se vayan recibiendo del mercado. Las metodologías “Lean Startup” nos hablan mucho de esas “aproximaciones sucesivas” hasta dar con las claves para el éxito del modelo.

    Si el emprendedor ya tiene un modelo, el paso siguiente podrá ser definir un plan. Un Plan de Negocio en el que proyectar cómo desplegar el modelo a lo largo del tiempo. Y aquí el emprendedor tendrá que realizar sus mejores estimaciones sobre cuáles serán sus ingresos y gastos mensuales y anuales, establecer prioridades sobre a qué dedicará estos últimos y saber cuáles serán sus necesidades de financiación.

    Con lo dicho, podríamos visualizar la Idea, el Modelo y el Plan de Negocio como las tres capas o fases en el proceso de creación de un proyecto empresarial, en la que cada capa va completando la anterior hasta constituir el Proyecto.

    Claro está que para conseguir el éxito la buena jecución será tan importante o más que el buen Proyecto. Y por supuesto todas las capas del mismo, especialmente el Modelo y sobre todo el Plan, deberán estar en continua evolución, adaptándose a lo que nos diga la práctica de la realidad del mercado en el que el emprendedor estará en continua búsqueda y adaptación, aun cuando trate de ejecutar de la mejor manera posible lo que ha proyectado. En realidad nada nuevo, si lo comparamos con cualquier otro tipo de proyecto, desde uno de ingeniería hasta un proyecto vital.

    Pero entonces, si el Plan de Negocio puede ser algo tan dinámico, tan en evolución, ¿no debería el emprendedor evitar dedicar tiempo a un plan que, como tantas veces se repite, “luego no se cumple”? Y si esto es así, ¿por qué los inversores se empeñan en pedirle al emprendedor que les presente su Plan de Negocio?

    La respuesta a la primera pregunta anterior quien mejor puede contestarla es el propio emprendedor, y actuar según su propio estilo. Aunque un Plan siempre ayuda, lo cierto es que unos comienzan los viajes de forma muy planificada y otros simplemente se echan a andar. Y si de emprendimiento hablamos, siempre será admirable el “bootstrapping”. Quien arranca con sus escasos recursos propios orientado a conseguir sus primeras ventas, para que sean esas ventas las que le permiten crecer.

    Pero hay proyectos que claramente necesitan financiación y para eso, una posible solución es tener un socio que la aporte. Es en este caso cuando la respuesta a la otra pregunta, ¿por qué los inversores piden un Plan?, tiene respuesta.

    Un inversor que aporte financiación es un nuevo socio del emprendedor en su proyecto; un socio que le acompañará en el viaje. Sin el Plan, el Proyecto no estará completo, con lo que para el nuevo socio analizar el Plan le servirá para valorar el Proyecto con todas sus componentes, también incluida la de la capacidad del propio equipo emprendedor para desarrollarlo y explicarlo.

    Todo ello, por supuesto, de acuerdo a unos criterios de inversión lo más objetivos posibles. Pero las conversaciones sobre el Plan serán también clave para conocerse y finalmente ambos, emprendedor e inversor, decidir si son los socios adecuados para emprender la aventura de embarcarse en el proyecto. Después, el viaje ya traerá sus propias novedades.

    No hay comentarios