La importancia de ser un Líder por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsHace unos días, sonaba con fuerza la noticia (con voces a favor y en contra), sobre los métodos de la ex-seleccionadora olímpica de natación sincronizada.

    No quiero entrar en la polémica, pues no conozco nada del tema, salvo lo que se ha publicado estos días en prensa y televisión. Lo que sí que me recuerda esta noticia es la importancia que tiene el liderazgo en todo aquel entorno donde se trabaja en equipo.

    Un líder es mucho más que una persona que dirige. Es alguien que inspira a su equipo, que es capaz de hacer que cada uno de lo mejor de sí mismo. De conducirlo por el camino que lleva al objetivo. A veces debe tomar decisiones que no son las mejores para el problema que tiene entre manos, pero son las que más se acercan al objetivo general.

    Sin duda un líder debe ser capaz de comunicarse con su equipo de forma efectiva. Debe tener conocimiento y práctica en el sector en el que trabaja, sí, pero también habilidades que se escapan de lo tradicionalmente académico. Estoy hablando de la Inteligencia Emocional.

    Nos empeñamos en formarnos para adquirir conocimiento sobre lo que hacemos, cosa que es imprescindible. Pero nos olvidamos de algo que muchos no saben ni que existe. Y es que uno de los campos que trabaja la Inteligencia Emocional es la habilidad para comprender las intenciones, motivaciones y deseos de los demás. Pero también la habilidad para motivarlos y coordinarlos para que se realicen. Y lo más importante, la habilidad para trabajar todo eso, pero en uno mismo. Pues no se puede motivar sin automotivación.

    Es triste, pero cierto, ver como muchos dirigentes de empresas, no solo no prestan atención a estas habilidades, sino que, además, las consideran “americanadas varias”. Y es triste ver, como gente muy preparada, con un tremendo potencial, termina marchándose de sus organizaciones o desempañando tareas que no aprovechan lo más mínimo sus habilidades. Caballero (o señora), será una americanada pero, ¿se ha planteado por qué al cabo de un tiempo la gente válida huye de su equipo?. ¿No será que lejos de liderar, simplemente está dirigiendo?. A lo mejor esas americanadas, no son artimañas para vender de los coach para vender. A lo mejor, realmente sirven para algo.

    Pero claro, una de las cosas que se trabaja en la Inteligencia Emocional, es la capacidad para escuchar y entender a los demás. Normalmente este tipo de directivos que comento, no solo no escucha, sino que suelen creer que su experiencia y su estar, le dotan de un superpoder especial que hacen que siempre tomen la decisión correcta. Eso creen, claro.

    Efectivamente, ese imaginario superpoder, hacen que este tipo de dirigentes acaben como todos los superhéroes, y no me estoy refiriendo al final feliz. Hablo de la soledad. La falta de las habilidades que se trabajan la Inteligencia Emocional, suele llevar, en muchos casos, a estar solo en las empresas.A no confiar en su equipo más inmediato, entre otros muchos motivos, porque no ve a su equipo como un grupo para mejorar capaz de trabajar sin él, sino como subordinados.

    Quien piense que estas cosas son modas o americanadas, que lo siga haciendo, pero que luego no se sorprenda. Porque este tipo de anti-líderes está en peligro de extinción. Claro que muchos dirán: de aquí no me echan, si esto es mío. Puede que no te eche tu empresa, pero si el talento huye de tí y es atraído por la competencia, será el mercado quien te eche… Y eso es mucho más doloroso y difícil de solucionar.

    No hay comentarios