La mediocridad es tu camino hacia el éxito por @Ivan_Ritz

    Ivan Ruiz - Blogger en TodoStartupsDefinición de mediocridad de acuerdo a la RAE: “Cualidad de ser mediocre”. Ok… Mediocre (RAE): “De calidad media, de poco mérito, tirando a malo”.

    El día de ayer leí uno de los artículos más divertidos y ciertos que he leído en los últimos meses. Era acerca de los “7 hábitos de los Emprendedores Mediocres Altamente Efectivos”por James Altucher, y si eres seguidor de TechCrunch muy posiblemente lo habrás leído también, y si no es así, te resumo el artículo en una sola frase: 9 de cada 10 emprendedores somos mediocres, por ello no hay que aspirar a la grandeza y sacar partido de nuestra mediocridad. Te recomiendo que lo leas íntegro aquí.

    Puede sonar muy fuerte, alguien sugiriendo ir a por la mediocridad, pero evidentemente no se trata de esto. De lo que se trata es de conocer nuestras propias limitaciones y de dejar de sobrevalorarnos. ¿Por qué? Hay muchas razones, se trata simplemente de auto-conocernos y de saber que es más mejor desarrollar nuestras deficiencias y capacidades mediocres que tratar de adquirir habilidades grandiosas que no tenemos ni alcanzaremos.

    Soy un fan corriente del fútbol y para hacer una equivalencia, puedo decir que he visto a cientos de Cristianos Ronaldos cada domingo en cualquier campo, claro en sus mentes, porque en la realidad son tan buenos como… ellos mismos y lo único que terminan haciendo es lucir mal en el campo, acabar frustrados después del partido y enervar a su propio equipo, causando de paso alguna risas en los equipos rivales. Todo esto viene de gente que nos da grandes discursos motivacionales, como por ejemplo, soñar en ser el mejor, aprender nuevas cosas y enfocarnos en nuestros puntos débiles y tal.

    En lo personal lo anterior me afecta a tal grado, que en ocasiones no puedo disfrutar el sentarme a hacer nada, porque entonces comienzo a pensar, mmm ¿Qué estará haciendo el tipo que me ganó mi idea única de negocio y que ahora, si todo sale bien, seré su “copycat”? Seguro estará pensando cómo expandir su negocio, o en la segunda o tercera fase de crecimiento que yo ya había pensado, o tal vez está aprendiendo a programar, mientras yo estoy aquí mirando a la pared.

    Con lo anterior no pretendo decir que no aprendas cosas nuevas, o que tus puntos débiles los dejes  tal y como están. Lo que quiero decir es que aprendas nuevas cosas que fortalezcan tus habilidades actuales, es mejor ser especialista en una sola cosa a ser medio conocedor de cien.

    De todo esto me gustaría aportar los siguientes puntos que considero todo emprendedor debe tener en cuenta.

    Autoconocimiento

    Esto es quizás el punto más relevante que yo diría que todo emprendedor, líder, o persona común debe tener. El conocernos a nosotros mismos puede salvarnos de muchos problemas, dolores, fracasos y sin sabores. Ya la vida en si está llena de todas estas cosas como para que nosotros mismo nos busquemos más problemas.

    Por ejemplo, si sabemos que no somos buenos para las ventas y que nos cuenta trabajo expresar nuestras ideas claramente enfrente de muchas personas, dejémoslo a alguien más, sea a nuestro socio, o incluso a nuestros propios clientes, en ocasiones la pasividad rinde mejores frutos que la hiperactividad sin enfoque.

    Siguiendo con el tema del fútbol, si sabemos que nuestra potencia al golpear el balón no rebasa los 50 Km/hr, dejemos de intentar golpear como Cristiano y dejemos el tiro libre para alguien que lo sepa cobrar. Tú colócate cerca del portero por si deja el balón muerto dentro del área.

    Soñar no cuesta nada

    Siempre se nos anima a soñar diciendo que “soñar no cuesta nada”, pero no es cierto. Soñar cuesta y puede costar muy caro si no sabemos que podemos fracasar y que tendremos que sobreponernos a este tipo de situaciones.

    Ojo, no me refiero a no soñar con ser Cristiano Ronaldo, simplemente digo a que tal vez logremos ser mejores jugadores si aprendemos a sacar partido de nuestras limitaciones y hacer las cosas para lo que somos buenos, en vez de morir intentando ser ricos, guapos y grandes jugadores.

    Salir rápidamente del estado de shock

    Esta parte es importante cuando no se es especialmente exitoso. Creo que ya todos conocemos la frase esa de que “uno aprende de sus errores” y pues es así es, aprendemos de nuestros errores. Algo aún más importante es aprender rápido de nuestros errores, porque las personas excepcionales, los genios y cracks del mundo, se equivocan poco y salen de los apuros con aciertos. Sin embargo los que no somos cracks, es decir, la masa, tenemos más dificultades para aprender y no repetir nuestros errores, pero sobre todo, para salir de la fase de frustración. Durante esa fase siempre buscamos culpables, buscamos el error, la forma de deslindarnos etc., cuando en realidad lo que deberíamos de hacer es buscar las soluciones.

    Salir del estado de shock al fracasar es lo más importante, ya que el fracaso es pan de todos los días, el éxito es la comida de aquel restaurante extremadamente caro que podemos probar sólo algunas veces en la vida.

    Nota final

    A nadie le gusta la palabra fracaso, mucho menos estar inmiscuido en una situación perdedora. De igual forma, nadie disfruta o se regocija de ser mediocre, de hecho, la mayoría de los seres humanos nos pasamos la vida tratando evitar la mediocridad generando pequeños éxitos en nuestras vidas, con lo que únicamente generamos éxitos reconfortantemente mediocres.

    Me gustaría cerrar con otra frase del artículo de Tech Crunch, “se trata de fallar y fallar hasta que accidentalmente dejemos de hacerlo”. Así que, vamos a emprender y a por nuestro primer fallo.

    No hay comentarios