¿La metodología Lean? Un medio, no un fin por @JoserPaz

    José R Paz - Blogger en TodoStartupsPara comprender mejor el reto que enfrenta el ecosistema de emprendimiento en América Latina es necesario empezar por racionalizar las expectativas creadas sobre la correcta aplicación de las metodologías Lean, en cualquiera de sus versiones: la de Steve Blank, la de Eric Ries y aun la de Ash Maurya, la cual podemos considerar como un modelo híbrido -simplificado- de las anteriores.

    Creo que es necesario reconocer dos grandes contribuciones -de los autores antes mencionados- al ciclo de desarrollo de nuevos productos y servicios. La primera: su enfoque de desarrollo centrado en el cliente, a diferencia del método tradicional enfocado en el producto. La segunda área de mejora: la de basar las decisiones sobre la viabilidad económica del producto en métricas cuantitativas lo cual permite, en una etapa temprana, pivotar a una solución alterna, con ahorros sustanciales en recursos financieros y en capital humano.

    Dicho esto, vale la pena aclarar que el ecosistema Latinoamericano carece de piedras fundamentales en su base, la principal: una comunidad de inversores en desarrollo, lo cual limita las posibilidades de escalamiento de los modelos de negocio de las Startups, una vez validados.

    Los promotores principales del movimiento emprendedor en la región intentan, con frecuencia, suplir la falta de madurez del ecosistema, con una sobredosis de metodología Lean, con lo cual, en muchos casos, terminan sobrecargando los equipos de emprendimiento con: ensayos, mentores, asesores y programas, con resultados difíciles de evaluar: tanto en términos cualitativos como en los cuantitativos, más críticos para la toma de decisiones sobre si perseverar en la propuesta original o pivotar.

    Finalmente, es necesario aclarar que por encima del Cómo: la metodología, debemos destacar siempre el Qué y el Porqué: la razón de ser del nuevo producto o servicio. El grado de creatividad e innovación –reconocido por clientes y usuarios- que le imprimas a tu propuesta de valor será el componente individual más importante -y responsable- del éxito de tu producto o servicio final.

    No hay comentarios