La odisea burocrática de los #Emprendedores por @Manzanerame

    Antonio Manzanera - Blogger en TodoStartupsEstos últimos días me han preguntado sobre post que escribí aquí sobre los obstáculos legales a los que se enfrenta el emprendedor en España. Ahora desarrollaré un poco el tema de la constitución y otro día me detendré en el cierre.

    Para montar un vehículo societario que te permita operar como empresa, el más sencillo sería una sociedad limitada, la ley que tienen en vigor esos políticos tan solícitos que nos animan diariamente a emprender prevé una serie de pasos que detallo a continuación:

    1. Obtención de la certificación negativa del nombre de la sociedad:

    Esto lo puedes hacer online en el Registro Mercantil Central y cuesta unos 20 euros si lo pides por correo certificado. Tardarás en recibir la respuesta unos 3 ó 4 días, aunque si tienes prisa puedes pedir que te lo manden por mensajero. Este trámite es en mi opinión absolutamente inútil y un sacacuartos ruin y abyecto.

    Podría incluirse en un único proceso de entrada en el Registro Mercantil (el de la provincia, no el “Central”) que sólo te llamase si hubiese incidencia con tu nombre.

    2. Apertura de una cuenta corriente:

    Para crear la empresa necesitas aportar el capital social (el mínimo para SL son 3.006 euros), y la entidad financiera debe certificar que el dinero está en la cuenta bancaria. Para ello tienes que abrirla. El coste es variable, y depende de la entidad y la cuenta que abras.

    Generalmente no te cobran en el momento, pues el gasto de gestión suele ser anual y el banco te lo liquida a traición cuando menos te lo esperas. ¿Cuánto tarda el banco en darte el certificado? Depende. Si están de buen humor puedes ir a la oficina y salir con él puesto. Si te dicen que el interventor o el fulanitez que tiene que firmar está malito o de vacaciones, quedas a su merced.

    3. Otorgamiento de escritura pública y estatutos sociales:

    Ahora le toca ganar pasta al notario. Por el inapreciable servicio de comprobar que tú eres quien dices ser y de firmar unos estatutos que en su mayor parte son copiados y pegados de la Ley, sueles pagar unos 250 euros.

    El montante final dependerá de tu capital social (mi cálculo es para el mínimo), de las copias que pidas, de si hay que hacer poderes… Éste es otro trámite decimonónico que en la época de D’Artagnan tenía algún sentido, pero en la actualidad podría suprimirse sin ningún tipo de problema simplificando el trámite en una ventanilla única registral. En sacar del notario la escritura (previo pago), puedes tardar una semana aproximadamente.

    4. Obtención del CIF:

    Nuestro primer paso por Hacienda. Para no empezar odiándoles mucho es barato (1,5 euros el impreso, o gratis si lo descargas de la web www.aeat.es) y rápido, lo puedes hacer en el momento.

    5. Liquidación del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados:

    Aquí el emprendedor conocerá ese gran invento español de las autonomías. Cada una tendrá su oficina y praxis. Por ejemplo, en Madrid lo puedes hacer en cualquiera de las 24 Oficinas Liquidadoras del Distrito Hipotecario de Madrid o en la D.G. de Tributos y Ordenación y Gestión del Juego, Pº del General Martínez Campos, nº 30, 1ª planta después de hacer una kilométrica cola que agotará la batería del teléfono, lector de ebook, iPad, mp3 o lo que quiera que lleves. En general, el impuesto grava el 1% de tu capital social (o sea, pagarías 30 euros si constituyes con el mínimo capital social) aunque en algunas partes de España no se paga nada.

    ¿Aporta esto algo a la constitución de una empresa? Sí. Dinero al Estado. Podríamos hacerlo junto con el CIF y ahorrarnos un viaje, pero entonces no estaríamos reconociendo la realidad histórica de nuestro territorio.

    6. Inscripción en el Registro Mercantil:

    En mi opinión este trámite debería ser el único válido. Toda la constitución sería un solo paso en una oficina pública registral en la que te identificases, pagases el impuesto e inscribieses el acto. Actualmente la sociedad tarda en salir del Registro una media de 20 días, aunque si te pilla puente o el mes de agosto la cosa se puede demorar aún más. Los costes son abusivos.

    Pagas por “presentar”, “inscribir” y “publicar”, y lo mínimo que te puedes dejar allí son unos 150-200 euros. Eso tirando por lo bajo. Si tienes inversores y formas consejo de administración y das poderes, es posible que la factura supere los 500 euros. Tela marinera. También en el Registro Mercantil de la provincia legalizarás los libros oficiales (libro de inventario y cuentas anuales, diario, actas y socios). Cada libro tiene un coste variable (hasta unos 15 euros aprox.) y legalizar te sale a 17 euros.

    Conclusión: montar una sociedad limitada monda y lironda de 3.006 euros de capital social nos ha costado entre 500 y 600 euros y hemos tardado algo más de un mes. Como veis, todo son facilidades.

    Termino el post agradeciendo la expectación que ha generado el lanzamiento el 11 de febrero de mi primera novela, “El informe Müller”. En la página de Facebook del libro hemos organizado un concurso semanal. Os invito a que os paséis por allí.

    No hay comentarios