La piratería ¿El castigo de la avaricia? por @JorgeFdzC

    Jorge Fernandez - Blogger en TodoStartupsPodríamos hablar de varias teorías para explicar por qué hoy en día la piratería está tan extendida. Una teoría puede ser que surge de la avaricia de las grandes empresas que, en su afán por producir con mayores márgenes de beneficio, llevaron sus fábricas a países subdesarrollados proporcionándoles de este modo todo el know how que necesitaban.

    Hasta cierto punto la reacción de esos países era previsible; a todo el mundo le gusta poder lucir productos de marca, incluso a los habitantes donde se fabrican. Si sabían cómo se hacían era cuestión de tiempo que acabaran copiándolos para satisfacer las necesidades de un mercado menos pudiente. Un mercado al que las grandes empresas sencillamente nunca han atendido, por no decir que han despreciado.

    Pero también existe la teoría de que la piratería fue fomentada y alentada por las grandes marcas ¿Cómo puede ser esto posible? Muy sencillo, cojamos como ejemplo la industria de la moda textil. ¿De qué forma podían conseguir que, de un año para otro, sus clientes sintieran la necesidad de volver a renovar todo su vestuario?

    La respuesta era sencilla: permitir que sus modelos fueran copiados de forma masiva de tal manera que un diseño exclusivo se convirtiera en artículo de mercado de masas. Problema resuelto, puesto que la posibilidad de que miles de personas puedan vestir exactamente igual hace que a los consumidores que les guste la exclusividad no les quede más remedio que comprar nuevos modelos.

    Pero, entre tanto, el mundo se hizo más pequeño, llegó la globalización y las copias baratas que sólo se vendían en los países del tercer mundo, pasaron a venderse en los mercados desarrollados, y eso ya no gustó. Debe ser porque las marcas de lujo consideran que todas las personas que residimos en los países occidentales podemos permitirnos el lujo de comprar un bolso por 600€. No es así y es por eso que la piratería funcionó también en estos países.

    Y por si fuera poco llegó la digitalización que propició que, en algunas industrias, ni siquiera hiciera falta hacer copias en países lejanos, si no que se pudieran hacer en los propios países industrializados.

    Las industrias que fundamentalmente se vieron afectadas por el desarrollo del mundo digital son las discográficas y las editoriales. Estás industrias, en vez de evolucionar con el mundo, se dedicaron a ejercer presiones inaceptables sobre los poderes públicos buscando su propio interés (el de unos pocos). Su visión para actualizar su modelo de negocio era la de ampliar sus márgenes de beneficio, negando la evidencia de que en el mundo digital el coste de un bit tiende a 0€.

    Todavía no se han dado cuenta de que han reducido sus ganancias porque no todos los consumidores están dispuestos a pagar lo mismo por un producto y, en vez de ofertar varias gamas con variedad de precios para satisfacer un porcentaje mayor de demanda, como hizo la industria textil para dar valor a sus siguientes colecciones, lo que hacen es criminalizar a todos aquellos que no estén dispuestos a pagar lo que piden por el producto que ofrecen, y lo buscan y encuentran por otros canales.

    Yo por concepto, ni acepto ni apruebo la piratería pero cuanto más me doy cuenta del mundo en el que vivo, mayor es el dilema moral que me genera.

    No hay comentarios