Las 3 claves para que tu página web sea “Legal” por @Abrunom

    Andres Bruno - Blogger en TodoStartupsTodo emprendedor debemos tener muy presente las tres claves legales para que nuestra Web se encuentre dentro de la legalidad,  y evitemos sanciones de la Administración o reclamaciones de clientes o terceros.

    No me extenderé en si la actividad realizada por el emprendedor es lícita o no, sino en los aspectos formales y principales requisitos legales que toda web debe tener y sin perjuicio de la especialidad de cada empresa.

    Primero: El Aviso legal y condiciones de uso de la web

    Toda empresa o profesional deberá identificarse correctamente en su web. En particular, debe incluir su nombre o denominación social, domicilio, NIF y datos registrales en su caso. Si además es un profesional colegiado o sujeto a algún código deontológico, igualmente debe indicarlo y facilitar el acceso a este código u otros documentos.

    En este Aviso legal además conviene indicar quién es el titular de la web, forma de contactar y las condiciones de uso de la web. Estas condiciones son contratos de adhesión, y como tal, se encuentran regulados por la Ley 7/1998, de Condiciones generales de la contratación, que siempre conviene revisar mientras se redactan.

    Entre otras cláusulas, las más básicas y generales que toda web debe tener son las siguientes:

    1.- Identificación del titular de la web.

    2.- Descripción de los servicios y definiciones de conceptos.

    3.- Reserva del derecho a modificar el contenido de la web y sus servicios.

    4.- Obligaciones del usuario de la web.

    5.- Coste (en su caso).

    6.- Responsabilidades por links, por mal uso o caída de la red.

    Disponibilidad de la información en la web.

    7.- Propiedad intelectual e industrial (marcas).

    8.- Publicidad y banners de terceros.

    9.- Legislación aplicable.

    Segundo: Las condiciones de contratación para la venta o prestación de servicios.

    Una vez cumplido el primer requisito legal, deberemos regular las condiciones de nuestro servicio.

    Las empresas imponen sus condiciones y no hay, por lo general, posibilidad de negociación. Por tanto, el usuario siempre debe leer y aceptar expresamente estas condiciones que, en todo caso, aconsejo que sean revisadas jurídicamente antes de publicarlas para que no incurran en un supuesto de ilegalidad o abuso para el consumidor o usuario.

    ¿Cómo aceptan mis clientes las condiciones de mi web? Normalmente mediante un “click” en la casilla de tu web habilitada al efecto. Este consentimiento ha de ser expreso, y no es suficiente con presumir que si alguien compra algo en mi web, ya está aceptando las condiciones de forma tácita, porque no hay manera de acreditar que las ha leído y aceptado.

    En las condiciones de contratación se recomienda incluir, como mínimo y de forma general:

    1.- Las partes contratantes (empresa y cliente)

    2.- Una descripción detallada de los servicios prestados (compraventa, red social, asesoría, etc.).

    3.- Precio y condiciones de pago.

    4.- Formas de pago (Tarjeta de crédito, Paypal).

    5.- Proceso de compra o contratación.

    6.- Cambios, devoluciones, reservas y cancelaciones.

    7.- Responsabilidades.

    8.- Jurisdicción aplicable.

    No conviene reiterar mucho lo que ya ha sido regulado en el Aviso legal, de cara a evitar contradicciones.

    Tercero: La política de privacidad.

    Cumple con la LOPD desde el primer día que pongas en marcha tu empresa, y ahorrarás en disgustos. En este punto básicamente has de hacer tres cosas:

    1.- Comunicar la existencia de un Fichero (o varios) a la AEPD, indicando las características de cada uno.

    2.- Redactar una política de privacidad y tratamiento de los datos acorde con tu actividad y tu realidad empresarial y publicarla en tu web.

    3.- Redactar el documento de seguridad que la Ley exige. Te recomiendo que busques asesoramiento específico en este campo por su especificidad.

    Al igual que en los requisitos anteriores, el cliente deberá consentir expresamente mediante un “click” en tu web que accede al tratamiento de sus datos tal y como lo hayas informado en tu Política de privacidad. Este es un requisito esencial impuesto por la LOPD.

    Aunque resulte obvio, recuerda que los ficheros de datos que comuniques a la AEPD deben estar en consonancia con tu realidad empresarial, con la política de privacidad colgada en tu web, y con el documento de seguridad.

    Por último, y dependiendo mucho del tipo de datos que utilices y su tratamiento, deberás implantar diferentes niveles de medidas de seguridad en tu empresa, que pueden ser desde el tipo de contraseña o periodicidad con el que has de cambiarla, hasta el lugar en el que se encuentre ubicado el fichero.

    No hay comentarios